Ser mujer dificulta la carrera académica en la Universitat de Lleida (UdL), donde la carrera académica del colectivo femenino está condicionada por factores externos al estrictamente profesional, sobre todo con respecto a la promoción.

Esta dificultad está recogida en un estudio realizado por el Centro Dolors Piera d'Igualtat de Oportunidades y Promoción de las Mujeres de la UdL, según un comunicado de la propia universidad.

Las encuestas al personal docente e investigador (PDI) revelan que el 67,5% de las consultadas cree que lo tiene más difícil para progresar profesionalmente, mientras sólo un 32% de los hombres lo percibe así.

Aunque las mujeres representan al 67,45% de las personas tituladas de la UdL del último curso (2014-2015), sólo ocupan el 22,33% de las cátedras.

Dentro de los graduados, los chicos tan sólo son mayoría en la Escuela técnica Superior de Ingeniería Agraria (Etsea), con un 59,63%, y la Escuela Politécnica Superior (EPS), con un 81,55% de titulados en el último curso académico.

El estudio también analiza los ascensos dentro de la jerarquía académica y determina que son las mujeres quienes manifiestan claramente querer promocionar: 40% frente al 27,3% de los hombres.

Según la UdL, estas cifras están relacionadas con el hecho de que ocupan niveles profesionales inferiores.

"Uno de los motivos que los hombres argumentan para no promocionar es que ya han alcanzado el nivel máximo de la carrera académica", asegura la universidad.

La maternidad o la paternidad han influido en un 44,2% de las mujeres y en un 27,3% de los hombres; la atención a los hijos e hijas, un 43,4% para ellas y un 26% para ellos; y las tareas del hogar, en un 17,5% de las profesoras frente a un 6,6% de los profesores.

De hecho, seis veces más mujeres que hombres se acogieron al permiso maternal/paternal durante el tiempo de elaboración de la tesis, es decir, un 18,8% de las mujeres delante de un 2,7% de los hombres.

Consulta aquí más noticias de Lleida.