Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Angel Díaz / EFE

"Yo soy un ministro de derechas raro, porque el Ibex no me quiere". De esta manera se define a sí mismo el Ministro de Hacienda y Administraciones públicas, Cristóbal Montoro en una entrevista concedida al diario El Mundo. El ministro, por su parte, ha dejado claro que no se trata de una entrevista al uso, sino una conversación y una "reflexión de fondo" y "sincera".

En dos horas y media de charla, Montoro ha tocado todos los palos en un enclave próximo a las elecciones.

Respecto a lo que ocurrirá el 20 de diciembre ha afirmado que "España necesita otro Gobierno del PP. Sin ninguna duda" a pesar de la poca empatía que siente por alguna gente de su partido.

Lo malo no es la crítica del adversario, que estimula tu campo, sino la de los tuyos, que confunde al personal"Lo malo no es la crítica del adversario, que estimula tu campo, sino la de los tuyos, que confunde al personal. Hay compañeros míos que se avergüenzan de lo que hemos hecho. Lo explican sin convicción porque en el fondo se avergüenzan de ser del PP", asegura confundido.

Por su parte, el partido que lidera Albert Rivera, no le parece que represente una amenaza. Cree que a la hora de la verdad la gente votará con su dossier en la cabeza, es decir, con el bolsillo. Le parece que Ciudadanos es "un partido de aluvión" cuyos gurús económicos, Luis Garicano y Francisco de la Torre, no lograron los cargos que deseaban en la Administración Rajoy.

Orgulloso de su trabajo

Al ministro le ha tocado vivir una de las etapas más duras —económicamente hablando— por las que ha pasado España; sin embargo, se siente orgulloso de su trabajo, habla de sus datos y señala el grueso dossier que desgrana las cifras de la recuperación con una sonrisa en la cara. "Esto está ahí. Podrá pasar lo que sea en diciembre, pero mi gestión se puede medir. A otros que los midan por sus palabras. A veces me veo en un vídeo y percibo en mi forma de sonreír ese halo que parece arrogancia. ¡Pero sólo es seguridad! ¡Es que yo sabía que esta política era la correcta!", exclamó satisfecho.

A mi no me ha puesto el Ibex, a mí me ha puesto la gente

Contando sus comienzos, Cristobal Montoro garantiza que llegó a su puesto gracias a los logros conseguidos anteriormente: "A mi no me ha puesto el Ibex, a mí me ha puesto la gente". Mi escaño en Sevilla logró el récord de voto popular en 2011, y un señor de Pontevedra (Mariano Rajoy) al que le desaconsejaron —me he enterado hace poco— mi nombre, me propuso en este puesto. Cuando le pregunté por qué, me respondió: 'Porque eres un señor de Jaén que no tiene hipotecas'".

A pesar de ello, ha sido foco de muchas críticas por parte de los medios de comunicación y por ello manifiesta su dolor con la prensa. El ministro afirma que lee todos los periódicos e incluso puede citar editoriales o noticias que tiene clavadas en el alma. Asimismo, cree que los medios reflejan la catástrofe por la que atraviesa su propia industria.

Contra Aznar, Rato y Margallo

Respecto a las polémicas declaraciones de José María Aznar sobre Rajoy, el ministro ha asegurado que "Yo estoy en política por Aznar. Pero no puedo admirar a alguien que ahora se dedica al 'business' y da lecciones desde fuera. Si quieres ayudar, entra al quirófano. Si no, no molestes: estamos operando".

De su compañero de Economía, Luis de Guindos, dice que fue "un fichaje" que "ha hecho su trabajo". De su antecesor en esa cartera, el que fue vicepresidente económico Rodrigo Rato, distingue su actuación como "dirigente económico, que fue la correcta". También ha señalado acerca de Rato que "sólo podría preguntarle: ¿pero no estábamos todos jugando a lo mismo? ¿No se trataba del país? ¿Y cómo alguien de tu renta puede usar una 'black' para ahorrarse unos miles de euros?".

En cuanto a José Manuel García-Margallo, afirma que lleva desde 1994 apostando por ceder a Cataluña un 50 % del IRPF, pero añade que "uno tiene que saber revisar sus ideas con el tiempo porque, si no, es rehén de su propia arrogancia intelectual". "Margallo es un hombre muy inteligente, pero los demás no somos del todo estúpido", opina.

¿Y Cataluña?

El independentismo es producto de la frustración económica Cristobal Montoro sostiene que "el independentismo es en gran parte producto de la frustración económica. No es que no queramos a Cataluña: es que la necesitamos. Sabíamos que sin Cataluña no podríamos salir de esta. La política exige jerarquizar. Ya hablaremos de mejorar el modelo de financiación cuando haya dinero que repartir".

"En política hay que aprender a vivir sin ir corriendo a contar todo lo que uno hace", concluye.