El diputado de Desarrollo Económico y Territorial de la Diputación foral de Bizkaia, Imanol Pradales, ha asegurado que el Concierto Económico es "casi el único vínculo para continuar en el marco de un acuerdo" con el Estado, y ha advertido de que, si con "los ataques" que recibe se rompiera ese actual, "nos sentiríamos libres de ir por otra vía".

En una entrevista a ETB 1, recogida por Europa Press, Pradales ha señalado que el Concierto Económico y la fiscalidad propia son "un espejo de nuestra soberanía", y ha destacado que "todo aquel que vaya en su contra, nos tendrá enfrente", por lo que ha reclamado actuar "con responsabilidad y no decir ni hacer tonterías".

"El Concierto es casi el último vínculo para continuar en el marco de un acuerdo con el Estado, y, si lo atacan, nos pondremos enfrente con firmeza. Y no sólo eso, si esos ataques al Concierto traen consigo la ruptura del actual marco, sería un ataque duro, grave y excepcional contra nosotros, por lo que nos sentiríamos libres de ir por otra vía", ha reiterado.

De esta manera, ha recordado que el sistema del Concierto Económico tiene "ventajas y desventajas", en función de "cómo lo gestionas". En este sentido, se ha congratulado de la "gran responsabilidad" de las instituciones vascas durante los últimos quince años a la hora de gestionar el Concierto, porque, según ha dicho, "si hubiéramos hecho las cosas mal, sería muy malo para nosotros, y si hacemos las cosas bien y con seriedad, que es como creo que han actuado las instituciones vascas en general en los últimos años, tendremos oportunidades para hacer las cosas de otra manera".

"¿Por qué la pregunta tiene que ser Concierto si o no o Cupo si o no? Quizá porque en otros lugares las cosas se han hecho muy mal y se pone el foco en nosotros. Para nosotros, el Concierto y todo lo relacionado con la fiscalidad es un espejo de nuestra soberanía, un instrumento muy importante en nuestra manera de hacer, y el que lo ataca nos va a tener enfrente", ha reiterado.

RECAUDACIÓN

Por otro lado, Imanol Pradales ha dicho, ante la reunión que mantendrá el Consejo Vasco de Finanzas esta misma tarde, que, aunque la recaudación en Bizkaia va a subir en torno a un 3% respecto a la del pasado año, no se va a cumplir la previsión del incremento del 6 por ciento.

En este sentido, ha afirmado que existen "tres razones principales" que explican que no se vaya a cumplir esa previsión. Por un lado, ha mencionado "el desequilibrio" en los ajustes del IVA con el Estado y, por otro, que ha habido más devoluciones que en 2014 en el Impuesto de Sociedades, y, finalmente, los casi 73 millones de euros "que nos pide el Estado por el Impuesto de No Residentes". "Si metes todo eso en una coctelera, te sale ese desfase", ha añadido.

Además, el diputado foral ha considerado que, aunque la economía está empezando a crecer, "todavía no podemos pensar que la crisis ya está solucionada y que todo va muy bien", ya que, en su opinión, "todavía hay muchas variables que son muy significativas".

"Desde el punto de vista de la creación de empleo, aún queda mucho camino por hacer, y en cuanto a la recaudación, se ve que la economía va pero no tanto como pensábamos. Todo eso significa que todavía tenemos que mantener un punto de prudencia", ha asegurado.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.