John Kerry
John Kerry será el encargado de llevar el informe al Congreso. EFE/ MICHAEL REYNOLDS

El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, condenó este martes los "ataques terroristas" en los que tres israelíes murieron y 22 resultaron heridos, pero evitó pronunciarse sobre si la mayor parte de culpa de la ola de violencia que vive la región la tiene Israel o la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

En una conferencia de prensa en Boston (Massachusetts), Kerry reiteró el mensaje del Departamento de Estado de que "Estados Unidos condena en los términos más rotundos posibles los ataques terroristas contra los civiles israelíes".

Kerry no quiso responder a la pregunta de quién tiene la mayor responsabilidad de la ola de violencia de los últimos trece díasNo obstante, no quiso responder a la pregunta de quién tiene la mayor responsabilidad de la ola de violencia que en los últimos trece días se ha cobrado la vida de al menos 7 israelíes y 30 palestinos.

"No voy a señalar a nadie con el dedo desde el otro lado del océano", dijo Kerry en la conferencia de prensa, en la que compareció junto al secretario de Defensa de Estados Unidos, Ash Carter, y sus homólogas de Australia.

"Sin importar de dónde provenga, esta violencia, y cualquier incitación a la violencia, debe parar. La situación es simplemente demasiado volátil, demasiado peligrosa, y no va a llevar a la solución que la gente quiere, que es una resolución pacífica de diferencias", añadió Kerry.

Conversación con Netanyahu

El jefe de la diplomacia estadounidense conversó este sábado por separado con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y con el líder de la ANP, Mahmud Abás, para instarles a reducir tensiones ante la ola de violencia.

"Estamos trabajando para calmar las cosas, y viajaré allí pronto, cuando sea apropiado", anunció Kerry unas horas más tarde, en una conferencia en la Universidad de Harvard.

En los diversos incidentes y ataques -la mayoría de palestinos a israelíes- en Jerusalén Este, Cisjordania y Gaza, han sido heridos desde comienzos de este mes más de 1.400 palestinos y alrededor de medio centenar de israelíes.

En el epicentro de la escalada de violencia está la Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo, lugar en el que según los acuerdos de 1967 no se permite el rezo ajeno al musulmán.

Recientemente, nacionalistas judíos han visitado el lugar, en condición de turistas, para reivindicar su derecho a rezar en él y, según los palestinos, para rezar en silencio.