Decenas de prejubilados de la siderurgia, bienes de equipo y del sector naval se han concentrado este martes en Bilbao para denunciar el impago de la deuda que la SEPI tiene contraída con el colectivo desde 2012.

Durante el acto, convocado por CC.OO. y UGT, y desarrollado en la plaza Moyúa de la capital vizcaína, los concentrados han exigido el cumplimiento de las sentencias del Tribunal Supremo que obligan a la sociedad estatal al pago de las cantidades adeudadas.

Según las resoluciones judiciales del alto Tribunal, Hacienda debería de haber procedido al abono de la deuda de la diferencia de subida de sus pensiones desde el 2012, que no se revalorizaron de acuerdo al IPC porque el Gobierno congeló las pensiones, pese al acuerdo suscrito con la SEPI.

Se estima que los afectados se elevarían 4.000 trabajadores de las empresas Izar, Babcock, Altos Hornos de Vizcaya, Imenosa y Mallasa y sumarían 7.000 si se contabilizan el resto de compañías estatales.

Según han indicado, la sociedad debe pagar lo adeudado porque "es de justicia". "Nos corresponde, porque su actitud cicatera con nosotros, el personal afectado por el proceso de abandono del sector industrial publico, ha provocado el desmantelamiento de nuestras empresas y nuestra expulsión del mercado laboral", han dicho. Además, han advertido de que se movilizarán cada martes hasta que el Gobierno "cumpla" con lo comprometido.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.