El consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Aquilino Alonso, ha considerado que el contexto socioeconómico de crisis no se ha reflejado tanto en la asistencia sanitaria, que a su juicio ha quedado "poco" afectada por un deterioro de los servicios, como por las dificultades y el "sacrificio" de los profesionales del sector a la hora de ofrecer las prestaciones.

La reducción salarial o la pérdida de derechos, con el paso a las 37,5 horas, han sido algunos de los aspectos remarcados por Alonso durante su intervención en el Foro Joly Andalucía. "La crisis la hemos sufrido todos", ha subrayado el consejero, que ha puesto de manifiesto la afección consecuencia de que los recursos del Gobierno central a la Junta hayan sido menores; sin embargo, ha expuesto que la calidad asistencial no se ha visto resentida "gracias al trabajo de los profesionales", con los que ha insistido en la idea de "recuperar la complicidad".

Con la sanidad y la educación —así como la dependencia— como los pilares básicos del presupuesto de 2016, según el anuncio de la Junta andaluza, el titular autonómico de Salud ha indicado que en el cierre de los gastos consolidados de 2013 el porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB) destinado a salud estaba cerca del 6,2 por ciento. El objetivo es alcanzar a final de legislatura el 6,5 por ciento: dependiendo del crecimiento del PIB, la cantidad podría ir por encima de los 300 millones.

Alonso, que sobre la Ley de Garantías y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público ha dicho que se discutirá en el Parlamento a principios del próximo año, en el que se intentará su aprobación con la pretensión de pactarla con todas las fuerzas del arco parlamentario andaluz, también ha insistido, en este sentido, en el planteamiento "evidentemente público" en cuanto a una colaboración con el sector privado, al cual se destinaría el papel de actividades complementarias, sin que en principio entre en los planes la privatización de servicios asistenciales.

Sobre la compatibilización de medicina privada y sector público, ha dicho que ya es factible si se cumplen los requisitos legales, aunque en algunos niveles de responsabilidad "no es aconsejable". Por otro lado, en lo tocante a los contratos profesionales al 75 por ciento, ha incidido en que a partir del 1 de enero de 2016 ya no existirán —con la salvedad de las sustituciones de aquellas personas que han solicitado reducción de jornada—: más de 9.000 han pasado a ser del 100 por ciento y quedan entre 2.500 y 3.000.

"pequeño" recorrido judicial de la subasta de medicamentos

Cuestionado por la construcción de un tercer hospital en Málaga, el consejero andaluz de Salud prioriza en estos casos la garantía de asistencia sanitaria y finalizar las obras empezadas. En cuanto a la subasta de medicamentos y su judicialización, ha manifestado que su recorrido en los tribunales "es ya muy pequeño", pues "más pronto que tarde tendremos una sentencia del Supremo que nos dará la razón".

Alonso, por otro lado, ha recordado que las listas de espera quirúrgicas son 30 días más cortas en su mayor parte que en el resto del país, aunque se sigue trabajando en reducir los tiempos. En cuanto al 'colapso' de las urgencias, el responsable autonómico de Salud —que prefiere hablar de periodos de "incremento de frecuentación"— ha recordado que el pasado año se puso en marcha un plan de actuación concreto contra una situación "difícilmente controlable".

Con el envejecimiento de la población como "uno de los grandes retos" a futuro, Alonso ha finalizado recordando el caso de Andrea, la menor gallega recientemente fallecida tras sufrir una enfermedad degenerativa e incurable y para la que sus padres pedían una muerte digna, recordando que en Andalucía existe una ley que recoge ese mecanismo, dando la decisión al paciente si éste es mayor de edad y a sus padres o tutores si es menor. "Es imprescindible tener una información veraz, clara y adecuada, y eso está recogido en nuestra ley: animo a una legislación estatal", ha apostillado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.