La Guardia Civil ha detenido a dos personas como presuntos autores de un delito continuado de hurto de mandarina tras la sustracción de 6.000 kilos de estas frutas y al responsable de una frutería de Aldaia (Valencia) por adquirir la mercancía sustraída, según ha informado el cuerpo de seguridad en un comunicado.

Esta operación se ha producido dentro de los servicios establecidos de forma permanente por la Benemérita de Valencia para evitar el robo y comercio ilegal de productos del campo en explotaciones agrícolas y en establecimientos de compra de esta mercancía.

Desde el pasado mes de septiembre, la Guardia Civil estaba investigando estos hechos en la localidad de Torrent (Valencia) y, por ello y fruto de las pesquisas obtenidas por componentes del Equipo ROCA de la Guardia Civil de Paiporta, se pudo comprobar que estas dos personas se dedicaban a sustraer mandarinas.

Tras las investigaciones, los agentes detuvieron a dos varones de 30 y 33 años de nacionalidad española por su implicación en la sustracción de 6000 kilos de mandarina de un campo agrícola de Torrent. Asimismo, se procedió a imputar a un varón de 49 años nacido en la india, responsable de una frutería en Aldaia, por un delito de receptación de mercancía sustraída. Este vendedor ofertaba la fruta a un precio muy por debajo del valor de mercado, según las mismas fuentes.

600

Kilos de almendra

En otra actuación diferente, desarrollada por el Equipo Roca de la Guardia Civil de Sagunto (Valencia), se procedió a la detención de dos personas de 25 y 56 años de nacionalidad española por el robo de más de 600 kilos de almendra —que han sido devueltos a su propietario—, una peladora, varias mantas de recolección de productos agrarios, así como diferentes herramientas, en una caseta de la localidad valenciana de Segart.

Las diligencias instruidas han sido entregadas al Decanato de los Juzgados de Torrente y al Juzgado de Instrucción nº 3 de Sagunto, según ha señalado la Benemérita en el comunicado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.