El activista social Nicanor Acosta, de 76 años, —conocido en A Coruña por su participación en movilizaciones convocadas por STOP Desahucios y otros colectivos— ha alegado que se limitó a "defender" el derecho a una vivienda, el día en que participó en las protestas convocadas por el desahucio de Aurelia Rey, en 2013.

Este es el argumento que ha defendido en la vista celebrada este martes, en los juzgados del Edificio Proa, en la que se ha solicitado que se anule la sanción de 600 euros que se le impuso o que la misma se rebaje a 300 euros.

"Confío totalmente en la justicia", ha indicado a la salida de los juzgados, junto a la abogada Gloria del Valle. "Además, ha vuelto a reclamar "el derecho" a una vivienda. "A pan, justicia, trabajo y vivir dignamente", ha resumido Nicanor Acosta.

Concentración de apoyo

Coincidiendo con el inicio de la vista, más de medio centenar de personas han arropado a esta activista con proclamas como "Todos somos Nicanor", "Vivir es un derecho y tener casa también" o "Nuestra dignidad no se recorta".

Entre ellos, ha estado el bombero Roberto Rivas, —también sancionado por negarse a facilitar la apertura del portal donde residía Aurelia Rey y donde se concentraban miembros de STOP Desahucios—, la viceportavoz de Alternativa Galega de Esquerda (AGE), Yolanda Díaz, o las concejalas Rocío Fraga (Marea Atlántica) Avia Veira (BNG)

A la entrada de los juzgados, Nicanor Acosta ha calificado de "injusta" la multa de 600 euros que se le impuso por su participación en el desahucio. "La mía y la de todos", ha precisado en referencia a los que también se les impuso sanción. Además, ha reiterado que los desahucios "no tienen sentido y menos el de una anciana".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.