El individuo acusado de matar a una anciana y herir a otras dos en febrero de 2012 propinándoles golpes con una rama de limonero mientras paseaban por un huerto en la pedanía murciana de El Raal ha insistido en su inocencia y en que ni siquiera estuvo en el lugar de los hechos cuando ocurrió el crimen, pero los testigos le identificaron "sin lugar a dudas", según han declarado los agentes de la Guardia Civil que instruyeron las diligencias.

"Yo no soy asesino, vine a España a buscar la vida, no hice daño a nadie ni pasé por esa zona", ha asegurado el acusado, Tahar Ryad, a preguntas del Fiscal, José María Alcázar, en la primera sesión de la vista oral que ha comenzado este martes en la Sección número 2 de la Audiencia Provincial, presidida por el juez Abdón Díaz.

En concreto, el acusado ha asegurado que, cuando ocurrieron los hechos, llevaba "diez o doce días" sin pasar por el carril de los Cobos donde fueron agredidas las víctimas. "No he pegado a nadie ni he arrastrado a nadie; nunca he pensado que fuera a estar en la cárcel", ha declarado el acusado a preguntas del Fiscal.

En cambio, los testigos señalaron "sin lugar a dudas" al acusado como el autor de la agresión, según han ratificado tanto los agentes de la Guardia Civil que acudieron en un primer lugar al lugar de los hechos como los agentes de la Policía Judicial de la Benemérita que se encargaron de la inspección ocular y técnico-policial de la zona.

En concreto, uno de los agentes encargados de instruir las diligencias ha explicado que dos testigos que estaban en la zona el día del crimen se encontraron "de cara" con el acusado a pocos metros cuando salía de un huerto de limoneros tratando de huir del lugar, y lo identificaron "sin lugar a dudas".

Más tarde, ambos testigos ratificaron la identificación cuando los agentes les mostraron una foto del acusado. Además, la descripción aportada por las víctimas coincidía plenamente con la del procesado, tal y como han aclarado los agentes.

((

Habrá ampliación))

Consulta aquí más noticias de Murcia.