Las aulas de escolarización de 2 años en centros públicos de Infantil y Primaria de la Comunitat han arrancado este martes con un 70 por ciento del alumnado escolarizado por primera vez, es decir, niños que nunca antes habían asistido a una guardería. Esto demuestra que el programa experimental da "respuesta a una necesidad", ya que "había una parte de la población que no podía acceder a la formación en escuelas infantiles por una cuestión económica".

Así lo ha destacado el conseller de Educación, Vicent Marzà, quien ha visitado una de estas aulas en el Colegio Público Federico García Lorca de Valencia. Ha estado acompañado del alcalde de la ciudad, Joan Ribó; la regidora de Educación en el Ayuntamiento, María Oliver; el secretario autonómico de Educación e Investigación, Miguel Soler y el director general de Política Educativa, Jaume Fullana.

El conseller ha señalado que se trata de un "programa experimental de dos años que trabaja por las personas, por evitar las desigualdades y por una escuela cada vez más inclusiva y que de respuesta a las necesidades de la sociedad". Este plan ha comenzado este martes, 13 de octubre, en 35 colegios de la Comunitat, de los cuales 14 se encuentran en la provincia de Valencia, otros 14 en Alicante y siete en Castellón.

Marzà ha asegurado que, con los datos de los que disponen hasta ahora, la implantación de esta iniciativa "no responde a esa alarma que se ha creado en algunos sectores, que decían que desaparecería una gran cantidad de puestos de trabajo". Así, según ha comentado, esto se basa en que "el 70 por ciento de los alumnos no habían estado en ninguna guardería" y "no habían estado escolarizados antes".

Por ello, se "da respuesta a una necesidad" porque "había una parte de la población que no podía acceder a una formación de escuelas infantiles por una cuestión económica", lo que demuestra, según el responsable de Educación, que esta medida "era necesaria". Asimismo, ha defendido que se trata de "una oferta complementaria a la que ya existe" y están "generando oferta para un tipo de población que no tenía respuesta por parte de la sociedad".

Mucha más demanda que oferta

El conseller ha afirmado que, por el momento, "el resultado está siendo muy positivo" y se está registrando "mucha más demanda de la oferta que había". Así, ha defendido que "prácticamente todas las clases están llenas" y, con ello, se han creado 70 puestos de trabajo, entre 35 maestros de infantil y 35 educadores que "han tenido una formación específica para este programa y durante el curso serán evaluados".

Por su parte, el primer edil de Valencia ha apuntado que éste es "un paso muy importante por la enseñanza pública" que el Ayuntamiento ha apoyado "desde el primer momento" ya que "no genera ningún tipo de problema serio". A este respecto, ha mostrado su deseo de que "en el futuro se consolide la enseñanza pública desde el comienzo al final de la etapa escolar".

El secretario autonómico de Educación ha explicado, por su lado, que se han ofertado 630 plazas, de las que se han cubierto "casi todas", a falta de "concretar algunos datos". La matrícula de estos escolares se ha llevado a cabo "por el mismo esquema de admisión que existe para el conjunto del alumnado", mientras que cuando modifiquen el baremo actual, como han anunciado desde su departamento, "será exactamente igual para dos años que para cualquier otra edad".

"hoy seguro que lloran"

Soler ha explicado qué aspectos se van a evaluar como, por ejemplo, "de dónde proceden los alumnos, qué oferta educativa tenían antes, si los niños, con una maestra y una educadora en el aula están bien atendidos o qué tipo de formación requiere el profesorado que trabaja en estas escuelas". Además, ha comentado que es "un plan experimental, a cuatro años", para ver cómo evolucionan los niños y evaluar "si tienen una situación mejor que al no haber estado escolarizados antes".

Todos estos criterios se van a controlar por la Conselleria para que "cualquier propuesta de futuro esté basada en una evaluación seria y rigurosa en la que participarán, no únicamente las administraciones sino también colectivos de profesionales del sector, que se han ofrecido ya".

Por otra parte, cuestionado por si se ha producido alguna incidencia con los niños hasta ahora, Soler ha comentado, en tono jocoso, que "hoy seguro que lloran" pero, hasta ahora, ha visto "lloros de alegría de gente que hasta ahora no tenía esa oferta, se ha incorporado y ve que es una respuesta para dar una educación de calidad".

Soler ha subrayado, sobre la adaptación que ha tenido que realizarse en los centros que participan en el programa, que ha afectado a "cosas muy pequeñas", como "mirar mucho la ubicación del lavabo para que esté a la vista del educador".

No descarta colaboración con centros privados

Preguntado por la posibilidad de contar con los centros privados para la escolarización de los niños en edades de cero a tres años, Marzà ha asegurado que se va a reunir con estas escuelas esta semana para "escuchar sus propuestas y demandas". Asimismo, ha añadido que "el programa piloto está demostrando que hacía falta una oferta complementaria" y su Conselleria apuesta "por la escuela pública y la inclusión". Por ello, hablarán "con todo el mundo" y llegarán a acuerdos "para que esa apuesta por la educación pública continúe adelante".

A este respecto, el conseller no ha descartado una colaboración con la escuela privada porque nunca se niegan a "hablar y llegar a acuerdos con todo el mundo", con lo que van a "potenciar la escuela pública" y "una buena forma es mantener esta oferta y la posibilidad de ampliarla en función de los resultados que tenga este año".

Así, sobre si puede haber uan puerat abierta a la concertación de esta etapa educativa, ha señalado que se va a estudiar "de qué manera crecerá la oferta" porque no quieren que "signifique que se destruyan puestos de trabajo" pero se ha mostrado "seguro" de que la solución que aporten "ayudará a que eso no pase" ya que, de momento, "no está afectando".

Las ayudas "tienen que ser progresivas"

Preguntado por las ayudas que concede la Conselleria mediante el bono infantil, Marzà ha indicado que "en ningún caso peligran" pero las van a "redefinir" para que sean "más justas" porque "tienen que ser más progresivas", debido a que "no es lo mismo una persona que tiene un patrimonio o unos ingresos elevados que una que no tiene". Por tanto, ha declarado: "Se tiene que actuar en consecuencia, como gobierno progresista que somos, reduciendo las desigualdades".

Consulta aquí más noticias de Valencia.