La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla se ha personado como acusación particular en la causa judicial abierta contra cuatro estudiantes de la Facultad de Ciencias Empresariales que habrían accedido al correo electrónico de varios profesores y al servicio de almacenamiento en la 'nube' para robar las preguntas de varios exámenes.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la institución académica, que han precisado que la investigación sigue "abierta", después de un procedimiento que la Olavide inició partiendo de una apertura de expediente sancionador a los alumnos por los presuntos hechos.

La UPO decidió la pasada primavera, tras el comienzo de la investigación interna y un refuerzo de los sistemas de seguridad informática, ejercer acciones legales por esta causa al considerar que lo ocurrido habría transgredido los límites de lo sancionable desde el punto de vista estrictamente académico, pues se habría incurrido en un delito de acceso a documentos privados.

El juzgado, según informa 'Diario de Sevilla', habría resuelto imputar a estos cuatro estudiantes tras una denuncia presentada por dos profesoras del Departamento de Economía Financiera y Contabilidad de la Pablo de Olavide, que pusieron en conocimiento del juez la supuesta filtración de los exámenes finales de las convocatorias de junio de 2014 y 2015.

Así, tras la primera denuncia en el juzgado, las docentes habrían realizado una ampliación en relación con unos hechos ocurridos en junio de este año, que consistían en que un grupo de alumnos se habría vuelto a hacer con la prueba a pesar de las precauciones tomadas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.