Seni
La indonesia Seni fue vícttima de una red de tráfico de esclavas laborales. Trabajó durante tres años en Arabia Saudí y no le dejaban comunicarse con su marido e hijo, que aparecen al fondo. © 2015, Mark Tuschman from Faces of Courage: Intimate Portraits of Women on the Edge, Val de Grace Books

La niña Kala mira a cámara con profunda dignidad. Viste un sari rojo de seda y luce una cadena de oro enganchada en un arete en la nariz tras envolver el pelo en un tocado de sencilla elegancia. La muchacha, que vive en Pali, en el muy poblado distrito de Rayastán (68 millones de habitantes), al noreste de la India, tiene ahora 13 años. Desde los tres meses está casada con un vecino —maniobra a la que muchas familias pobres acuden para evitar el pago de la dote nupcial obligatoria para las adolescentes—. En poco tiempo Kala empezará a vivir con su marido. La estadística establece que su futuro se limitará a criar hijos, hacerse cargo de todo el trabajo doméstico y ser víctima de abusos.

En los suburbios de Yogyakarta, en la isla de Java (Indonesia), Seni Mestri, de 27 años, condensa en el gesto desolado la amargura de los tres años en los que trabajó como esclava para una familia de Arabia Saudí, que la compró a una red de tráfico de mujeres y la mantuvo aislada de su familia y el mundo hasta que fue rescatada por los activistas de una organización no gubernamental. Seni, desesperada por la pobreza, había respondido a un anuncio que ofrecía empleos domésticos y decidió separarse de su madre, esposo e hijo para tratar de ganar algo de dinero. Cuando la policía decidió investigar a los esclavistas la empresa se había esfumado.

Derechos humanos básicos negados

"Nacer mujer es peligroso para la salud". La afirmación, lejana para muchos habitantes del planeta, es tangible y devastadora en las zonas más pobres del mundo. El reportero estadounidense Mark Tuschman, un exestudiante de Psicología que descubrió en las fotos una forma de "lenguaje universal para acrecentar la empatía entre los seres humanos", ha empleado diez años en demostrar que los derechos humanos básicos son negados a las mujeres con especial virulencia y crueldad, impidiendo que tengan acceso a la educación, la salud o la sexualidad e incluso que puedan ejercer la libertad sobre sus propias vidas.

De Bangladés a Vietnam, de Etiopía a Uganda, de Ecuador a Guatemala... Faces of Courage: Intimate Portraits of Women on the Edge (Rostros de valentía: retratos íntimos de mujeres en el límite) es el compendio de los viajes de Tuschman por diecisiete países de tres continentes —de Bangladés a Vietnam, de Etiopía a Uganda, de Guatemala a Ecuador...— para mostrar las facciones y gestualidad emocional de las mujeres que "luchan por conseguir la autonomía de sus vidas y sus cuerpos".

Superación y coraje

El libro del reportero, editado por Val de Grace Books [344 páginas y un PVP de 42,90 dólares], pretender convertirse en un "homenaje" a las protagonistas de historias de superación y coraje. "Quiero que la gente vea sus caras, sienta su dolor y entienda tanto su impotencia como su magnificencia, inquebrantable dignidad y valentía. Las mujeres a las que he retratado, junto a otras millones como ellas, me han inspirado. He llegado a entender que su causa es nuestra causa , que su humanidad es nuestra humanidad", dice el autor.

En Asia seis millones de mujeres son víctimas de sindicatos criminales de tráfico de seres humanos Trabajando desinteresadamente con agencias internacionales y organizaciones no gubernamentales, el documentalista despliega en Faces of Courage una misma historia de opresión, injusticia y violencia contra millones de niñas y mujeres de buena parte del mundo —sólo en Asia seis millones son víctimas de sindicatos criminales de tráfico de seres humanos— mediante los relatos individuales de personas que nacen en situación de "alto riesgo" y ven sus vidas amenazadas por ser pobres y de sexo femenino.

Curar la fístula obstétrica

Matrimonios infantiles, embarazos adolescentes, abusos en la cruel costumbre de la dote prematrimonial, violencia doméstica, violaciones y abusos sexuales, privación de los derechos a la salud y la educación, sometimiento a redes de prostitución... El libro —hay varias opciones para comprarlo en línea—, que aporta documentación personal de cada una de las mujeres retratadas, es un rosario de penurias , pero la tristeza se compensa con la esperanza  al mostrar también los avances de programas de educación y empoderamiento promovidos sobre el terreno por ONG como Fistula Foundation, dedicada a atender a mujeres afectadas por fístulas obstétricas provocadas durante el parto —hay dos millones de afectadas en el mundo y sólo una de cada cincuenta tiene acceso a una cura—.

La familia del esposo de Nazia exigió como dote una moto y un coche Nazia, de 21 años y casada hace dos, aparece como monitora de un programa del Global Fund for Women que informa sobre los abusos del sistema de dotes matrimoniales en la India. La chica comparte con otras mujeres su peripecia: la familia de su esposo exigió primero una motocicleta y después un automóvil, pero los padres de Nazia no tenían medios para una compra de tal magnitud. El marido la rechazó, no sin antes obligarla a tomar un medicamento ilegal que le provocó un aborto. Nazia vive con su madre y reclama el divorcio, pero los tribunales no admiten la demanda.

'Efecto dominó'

"Cuando invertimos en las niñas y las mujeres, cuando sobreviven y prosperan, hay un efecto dominó positivo en toda la sociedad: las comunidades y las economías se fortalecen, los ambientes se vuelven permisivos..., todo el mundo gana", dice en el prólogo del libro Jill Sheffield, fundador y presidente de la ONG de educación maternal, sanitaria y reproductiva para mujeres Women Deliver.

La esperanza en una vida mejor ayuda a crecer con más fuerza en la adversidad "Este trabajo", concluye el fotógrafo Tuschman, le ha servido para aprender una "profunda lección", que pese a la "gran incertidumbre y sufrimiento" que forjan la condición humana "el espíritu y la esperanza de una vida mejor ayudan a soportar terribles penurias e incluso a crecer con más fuerza ante la adversidad". Las mujeres a las que ha conocido durante los diez años de trabajo han sido una "inspiración constante", concluye.