La Comisión Europea (CE) confirmó este lunes el riesgo de que España incumpla los objetivos de reducción del déficit público marcados por la disciplina fiscal para este año y el siguiente, tras analizar el proyecto presupuestario del Gobierno español para 2016, que considera "un poco optimista". La respuesta del Ejecutivo no se ha hecho esperar, primero a través del ministro de Economía y después a través del propio presidente. Luis de Guindos recordó que España "siempre acaba cumpliendo", a lo que Mariano Rajoy agregó desde Estados Unidos que "España no va a incumplir el déficit".

Rajoy defendió las previsiones de su Gobierno en declaraciones a los periodistas a su llegada a Nueva York, donde presidirá una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que lleva por título "Mujeres, Paz y Seguridad". El presidente subrayó que desde que él está al frente del Ejecutivo siempre se ha cumplido el déficit y recordó que quien se ha equivocado en alguna ocasión ha sido la Comisión Europea.

"Probablemente estaban pensando en otras épocas en que nos desviábamos hasta tres puntos", señaló, en referencia al déficit en la época de José Luis Rodríguez Zapatero.

Rajoy asegura que quien se ha equivocado en alguna ocasión ha sido la Comisión EuropeaRajoy dijo estar "muy tranquilo" porque el país ha recuperado actividad económica y empleo y todo eso hace que aumente la recaudación y esté al alcance cumplir el objetivo de déficit. Puso como ejemplo que mientras Europa crecerá el 1,5% este año, según el Fondo Monetario Internacional, España lo hará al 3,1%.

El jefe del Ejecutivo también destacó que es uno de los países que más empleo juvenil crea, pese a que reconoció que aún hay mucho camino que recorrer en este aspecto y debe ser el gran objetivo para el futuro. Por eso, insistió en su idea de que los próximos cuatro años, si no se cambia la política económica, se pueden crear dos millones de puestos de trabajo.

En la misma línea, el titular de Economía había dicho unas horas antes el Ejecutivo "está convencido" de que cumplirá el objetivo del 4,2% establecido para este año, lo que "va a poner el presupuesto de 2016 al alcance de bajar el déficit del 3%". De Guindos afirmó que los ingresos de este año "son muy positivos", ya que están creciendo al 7%, a lo que hay que añadir los menores gastos por prestaciones por desempleo y deuda pública.

Las "medidas necesarias"

La CE pide a España que ejecute "rigurosamente el presupuesto de 2015" y que adopte las "medidas necesarias" durante la tramitación final para "garantizar" que cumple con el objetivo de reducir el déficit hasta el 2,8% del PIB el próximo año. Además, solicita al Gobierno resultante de las elecciones del próximo diciembre que modifique "lo antes posible" los Presupuestos Generales del Estado de 2016 y presente un plan actualizado.

España prevé una tasa de crecimiento del 3,3% para 2015, mientras que Bruselas espera que sea del 3,1%. Además estima que el déficit global del país descienda al 4,5% del PIB este año y al 3,5% en 2016, más que el 4,2% y el 2,8% pactado con Bruselas. Por eso "la Comisión invita a las autoridades españolas a ejecutar rigurosamente el presupuesto de 2015 y adoptar las medidas necesarias en el marco del proceso presupuestario nacional para garantizar que el presupuesto de 2016 cumpla plenamente lo dispuesto en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. La Comisión también invita a las autoridades nacionales a presentar un proyecto de plan presupuestario actualizado, que incluya medidas regionales plenamente especificadas, tan pronto como sea posible".

Así lo confirmó en una rueda de prensa el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, el socialista francés Pierre Moscovici, citanto textualmente el texto legal del dictamen de la Comisión Europea. También recalcó que la evaluación ofrece "las mismas cifras" que él mismo adelantó hace una semana, al término de una reunión del Eurogrupo, lo que provocó el malestar del Gobierno español.

España prevé una tasas de crecimiento del 3,3% para 2015, mientras que Bruselas espera que sea del 3,1% Esta evaluación de Bruselas sobre los presupuestos españoles tenía que haberse publicado el martes pasado, pero fue aplazada por sorpresa por el presidente de la institución, Jean-Claude Juncker, tras la polémica que causaron en la víspera unas declaraciones de Moscovici adelantando que España estaba en riego de incumplimiento.

Con ello Moscovici quedó desautorizado y este lunes defendió su forma de proceder. "Seguimos las reglas, no hacemos ideología", apuntó y agregó que la semana de prórroga ha permitido incorporar nuevos datos en el análisis, pero "las cifras no han cambiado".

Moscovici explicó que Bruselas espera que el Gobierno actualice su proyecto de ley "lo antes posible" para incluir los datos de las Comunidades Autónomas, lo que podría tener un efecto en la evaluación. "Esperamos las cifras de las regiones y entonces comprobaremos si la brecha se ha cubierto, pero en el momento en el que estamos hablando ese desvío del 0,3% está presente", zanjó el comisario.

EL BCE pide más reformas

Por otro lado, el Banco Central Europeo (BCE) cree que, aunque la economía española experimenta una "fuerte recuperación" y su sector bancario se ha estabilizado, España sigue teniendo por delante "retos importantes", especialmente en lo que respecta al déficit público y las reformas.

En un informe de vigilancia sobre España, el BCE subraya que, en general, las reformas estructurales, la recapitalización de los bancos y las condiciones financieras "se reflejan cada vez más en la estabilización del sector financiero, una fuerte recuperación de la economía y el descenso de las primas de riesgo soberano". No obstante, insiste en que las finanzas públicas y la necesidad de seguir haciendo esfuerzos reformistas son "de suma importancia" para que España sostenga la recuperación, reequilibre su economía y mantenga baja la prima de riesgo en el futuro. Además, considera que España sigue teniendo una "muy alta" tasa de desempleo del 22%.