Un palestino ha muerto esta mañana en la ciudad vieja de Jerusalén por los disparos de agentes de seguridad tras haber atacado y herido con un arma blanca a un policía, tal y como han informado fuentes policiales.

Según el portavoz policial Miki Rosenfeld, el incidente tuvo lugar a primera hora de la mañana cuando un sospechoso intentó atacar a un policía cerca de la Puerta de los Leones, uno de los accesos a la vieja ciudadela amurallada. "Los agentes respondieron rápidamente, dispararon al terrorista y lo neutralizaron", afirma el portavoz en una nota.

Los agentes respondieron rápidamente, dispararon al terrorista y lo neutralizaronLa policía confirmó que el atacante, un adolescente, murió a causa de los disparos.

Segundo episodio de apuñalamientos

Unas horas después, pasadas las 14 horas, una mujer, posiblemente palestina, ha resultado herida de gravedad tras apuñalar a dos personas en Jerusalén, el segundo de este tipo de sucesos en lo que va de jornada.

"Hay un guarda de fronteras herido", dijo la portavoz policial Luba Samri, que indicó que la "terrorista fue neutralizada". El guardia resultó herido leve y disparó contra la mujer, que sufre heridas leves.

El ataque tuvo lugar cerca de Ammunition Hill, entre el este y el oeste de la ciudad.

Tercer episodio: tres heridos y un muerto

Una persona murió y tres fueron heridas en un tercer apuñalamiento hoy en Jerusalén, que vive una oleada de violencia y ataques desde hace doce días, informaron fuentes de la policía y los servicios de emergencia.

Dos jóvenes israelíes, de 16 y 20 años, resultaron heridos de gravedad en el ataque, que tuvo lugar a las 15.17 h en la colonia judía de Pisgat Zev, en Jerusalén Este, informó la Estrella Roja de David (equivalente a la Cruz Roja).

"Un terrorista fue neutralizado (murió) y otro fue arrestado tras una persecución", informó la portavoz policial Luba Samri. El segundo atacante se encuentra herido.

Balance final de la jornada

Un hombre murió al ser abatido tras herir a otras dos personas en un nuevo apuñalamiento en Jerusalén, el cuarto en lo que va de jornada, informaron fuentes médicas y policiales. El incidente tuvo lugar a las 20.35 hora local (17.35 GMT), según la Estrella Roja de David (equivalente a la Cruz Roja), que atendió a dos israelíes heridos leves, informó su portavoz.

Fuentes policiales califican el cuarto suceso de "ataque terrorista"Según la versión policial, que calificó el suceso de "ataque terrorista", un hombre trató de quitarle el arma a un soldado dentro de un autobús en uno de los accesos a Jerusalén, a la altura del Centro de Convenciones y el puente de Calatrava. En un primer momento, el atacante habría intentado estrangular al soldado, tras lo que sacó un cuchillo, con el que le hirió.

El conductor del autobús paró el vehículo y el soldado y un pasajero lograron reducirlo y sacarle del autocar, aseguraron testigos a medios digitales israelíes. Entonces, el atacante consiguió hacerse con el arma de un agente de la policía que había llegado al lugar, antes de ser abatido por disparos de otros agentes.

Accesos cerrados

El principal acceso a Jerusalén, la autopista 1, está cerrada y la zona está sellada y repleta de agentes de seguridad y unidades de emergencia. Se trata del cuarto ataque que ha tenido lugar hoy en la ciudad, después de que se registrasen otros tres apuñalamientos en el territorio palestino ocupado de Jerusalén Este y en la carretera que marca la división entre el este del oeste. En total, en los cuatro sucesos, ha habido 5 israelíes heridos, dos de los cuales, de 13 y 24 años, se encuentran graves.

Tres de los atacantes murieron por disparos de las fuerzas de seguridad, mientras que otros dos, un adolescente de 17 años y una mujer joven, fueron heridos y detenidos. Desde el pasado 3 de octubre se han registrado 18 apuñalamientos o intentos de apuñalamientos de palestinos a israelíes y un caso en el que un extremista judío atacó con arma blanca e hirió a cuatro árabes, en la ciudad israelí de Dimona.

La región vive una oleada de violencia desde el primer día del mes, cuando dos colonos judíos fueron asesinados en el territorio ocupado de Cisjordania, suceso que fue seguido de revueltas y disturbios, además de la cadena de apuñalamientos, que han dejado 28 palestinos muertos y 4 israelíes.