Una psiquiatra que diagnosticó a Porto "ambivalencia" dice que no era un riesgo para otras personas

  • La testigo asegura que Rosario Porto acudió a una clínica en 2009 "en un estado de ansiedad, angustia, tristeza y con deseos de morir de alguna manera".
  • Cuestionada sobre si tiene conocimiento de que le estorbaba su hija, se ha remitido al código deontológico para destacar que "no" puede "contestar a eso".
  • El tutor de la niña la semana en que murió ha dicho que la carta justificativa de su ausencia el miércoles 18 de septiembre le pareció "normal".
Imagen institucional de televisión de la sala donde se celebra el juicio a Rosario Porto (i) y Alfonso Basterra (detrás, 2d), los dos principales acusados de la muerte de su hija Asunta Basterra.
Imagen institucional de televisión de la sala donde se celebra el juicio a Rosario Porto (i) y Alfonso Basterra (detrás, 2d), los dos principales acusados de la muerte de su hija Asunta Basterra.
EFE/Lavandeira

Una psiquiatra diagnosticó en 2009 que Rosario Porto, que había ingresado en un sanatorio de Santiago, estaba "cansada" y "ambivalente". Así lo ha explicado en la novena sesión del juicio por el crimen de Asunta Basterra, en la que ha declarado como testigo, señalando que "todos los seres humanos a veces sentimos amor y a veces odio".

La profesional ha explicado que atendió a Porto durante un ingreso en el sanatorio psiquiátrico en el año 2009. "Como siempre, me ciño a lo que he escrito en la historia clínica: es una paciente que viene acompañada de su esposo en un estado de ansiedad, angustia, tristeza y con deseos de morir de alguna manera", ha apuntado. De hecho, ha asegurado que Porto intentó acabar con su vida cuando era "muy joven", un episodio que ha denominado "de autoeliminación".

La testigo ha explicado que quien vio a Porto en primer lugar, "en la primera entrevista", fue "otro compañero médico". Luego hubo una intervención posterior en la que sí participó ella, como ha reconocido. Al respecto, ha afirmado que "sí" la consideró una paciente de riesgo en su día, y que Porto llegó a pedir el alta voluntaria contra su criterio.

"Mi preocupación era su riesgo contra sí misma, esa era mi preocupación, porque había un antecedente muy claro de depresión y un antecedente muy claro de autoeliminación años atrás, cuando la paciente era muy joven. Está en su historia clínica", ha subrayado.

Cuestionada sobre si tiene conocimiento de que le estorbaba su hija Asunta, la profesional se ha remitido al código deontológico para destacar que "no" puede "contestar a eso", ya que le tendría que autorizar su paciente "por escrito". De esta forma, ante la reiteración de si creyó que Rosario suponía riesgo para terceras personas, ha resaltado que "no", sino que lo implicaba "para ella".

"No voy a contestar eso"

En el segundo turno del interrogatorio a esta testigo ha intervenido el fiscal, Jorge Fernández de Aránguiz, quien le ha mostrado un informe sobre el que la médica ha replicado que no es suyo, sino de su otro "colega".

El fiscal ha leído el contenido del documento, que decía que Porto estaba "muy irritable con la hija" y que le molestaba, y le ha vuelto a preguntar por la autoría del texto, a lo que la profesional ha insistido en que eso es "el problema" de su compañero. "Ese informe no lo redacté. No voy a contestar eso", ha incidido.

Por último en una primera tanda de comparecencias esta jornada ha pasado por la sala el profesor que era tutor de la niña la semana en que murió. Así, ha ratificado que recibió la carta justificativa de su ausencia el miércoles 18 de septiembre, firmada por Porto, que indicaba que la noche anterior la menor había tenido vómitos porque le había sido prescrita una fuerte medicación.

Ese fue el día en que los investigadores sitúan un posible ensayo del crimen en la casa de Montouto, de la que el fiscal demostró que había sido desconectada la alarma. Este profesor ha descrito como "normal" la relación de Rosario con Asunta y, acerca de la misiva, ha apuntado que también la vio normal en su momento, aunque "era muy extensa" y "normalmente son más escuetas".

En la jornada de ayer, tanto la defensa de Rosario Porto como la de Alfonso Basterra renunciaron a citar como testigo a la persona que mantenía una relación sentimental con Porto. Una comparecencia, prevista para el próximo martes 13, que en opinión del letrado de Rosario Porto "iba a dar pie a un morbo totalmente innecesario".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento