La CUP ha advertido este jueves que quiere acordar el «qué» y el «cómo» se construye la futura «república catalana» y dar pasos «irreversibles» en el proceso soberanista antes de debatir sobre «quién» debe presidir el gobierno catalán y si este debe ser Artur Mas.

La primera en hablar ha sido Anna Gabriel (CUP)  que se ha dirigido a las siete de esta tarde de jueves al auditorio de la sala del Campus Ciutadella de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) para informar de las conclusiones y las expectativas de la CUP una semana después del 27-S. Gabriel ha dicho que "no habrá un nuevo gobierno autonómico porque estamos construyendo una república y queremos saber el qué, el cómo, el cuando". En la conferencia intervienen 7 de los 10 diputados electos.

«Empieza una etapa –afirmó Gabriel– que ya no es de gobierno autonómico sino que de lo que se trata es de construir una república, puesto que el 27-S ganó una mayoría favorable a esto, y la clave está aquí y pasa por encima de partidos y de salidas personales».

Gabriel ha avisado de que su partido "fia el futuro del país al su contenido y no a una persona". "No hemos variado la posición que hemos tenido antes, durante y después de la campaña", ha dicho.

Se espera que en este discurso se avancen algunas de las bases de la negociación con la candidatura independentista de Junts pel Sí de cara a la creación de un nuevo gobierno en Catalunya. Sobre la mesa, la duda sobre la investidura de Artur Mas, que el partido no ha apoyado desde antes de la celebración de las elecciones. En la sala está presente Raül Romeva, cabeza de lista de la candidatura de Junts Pel Sí, Josep Rull, de CDC, y Oriol Amorós, de ERC. También el cantante Lluís Llach, candidato de Junts Pel Sí cercano a las posiciones de la CUP.

No hemos variado la posición que hemos tenido antes, durante y después de la campaña"

El diputado electo Albert Botran ha tomado la palabra para insistir en que desde su formación son conscientes de que las elecciones las han ganado Junts pel Sí. Y afirman que quieren hablar "de la construcción colectiva de la República Catalana y no en condiciones de partido". Y que, por ello, la CUP actuará con "generosidad, altura de miras y estrategia ganadora", ha afirmado Botran.

Seguidamente, ha hablado Benet Salellas, que se ha referido a una ruptura de la legalidad: "No podremos construir una república catalana en el marco de la legalidad española".

El líder de la CUP, Antonio Baños, ha confirmado que esta legislatura no ha de ser una legislatura normal y el Parlament tendrá que ser una asamblea constituyente que integre la participación de la gente.

"No queremos ni cargos ni privilegios de ningún tipo. Esto no va ni de cargos, ni de nombres ni de condiciones de partido. Esto va de construir un nuevo país", ha añadido Josep Manel Busqueta.

Busqueta incide en que la construcción de país pasa "por encima de partidos y de siglas", por encima incluso de las suyas propias. En Madrid basan ese proceso "en la salida hacia adelante de una sola persona (en alusión a Mas)". La victoria de estas elecciones ha sido la del sí a la independencia, en segundo plano a las dos formaciones que la defienden y en tercer lugar a Junts Pel Sí, que puede decidir en qué clave quiere construir un proceso "donde todos caben".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.