Eva Blanco
 Grafiti en el que se pide justicia para Eva Blanco a la entrada de Algete, Madrid, donde vivía la joven. EFE/LUCÍA FONSECA

La magistrada del juzgado de instrucción número 4 de Torrejón de Ardoz tomará mañana una muestra de ADN al presunto asesino de Eva Blanco antes de tomarle declaración y de decidir sobre su situación procesal, han informado fuentes jurídicas.

A.C.G., de 52 años, nacionalidad española y origen marroquí, supuesto autor del asesinato de Eva Blanco el 20 de abril de 1997 en la localidad madrileña de Algete, llegará el viernes a España después del miércoles aceptara su entrega a las autoridades españolas durante su comparecencia ante el Tribunal de Apelación de Besançon.

El miércoles Francia aceptó su entrega a las autoridades españolas

El presunto asesino llegará a la base aérea de Torrejón de Ardoz, desde donde se le trasladará a la Comandancia de la Guardia de la Civil de Madrid, en Tres Cantos, para efectuarle la reseña policial.

Posteriormente, pasará a disposición de la jueza instructora del caso, quien le tomará una muestra de ADN, prueba clave en el esclarecimiento del caso, antes de que preste declaración.

18 años después del asesinato

El detenido fue localizado 18 años después del crimen en la localidad francesa de Pierrefontaine Les Varans tras una compleja investigación que dio un giro en 2013, cuando se pidió al Instituto de Ciencias Forenses de la Facultad de Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela un informe sobre una muestra de ADN tomada del cadáver de Eva Blanco.

Ese informe, que se pudo practicar gracias a los avances en genética forense, permitió identificar un centenar de marcadores genéticos y concluir que la muestra de ADN correspondía a un varón de origen norteafricano.

La compleja investigación que dio un giro en 2013, cuando se pidió un informe sobre una muestra de ADN tomada del cadáver de Eva Blanco

Con ese dato, la Guardia Civil analizó el censo de Algete entre 1995 y 1999 y acotó la investigación sobre 300 personas, a las que buscó en diferentes puntos de España. La muestra 90 fue la determinante.

Aunque no coincidía al cien por cien, permitió localizar en el propio Algete al hermano del presunto asesino y a partir de ahí organizar la búsqueda de todos los descendientes de la rama paterna de esa familia.

De ese modo, se llegó a la localidad francesa y se localizó a A.C.G., quien había salido de España en 1999, precisamente el año en que se intentó sin éxito hacer una recogida masiva de muestras de ADN entre los hombres de Algete, una iniciativa que desechó la anterior instructora del caso.