Medidas de Seguridad en Jerusalén
Varios palestinos esperan tras una valla colocada por la policía en el casco viejo de Jerusalén (Israel). EFE/Abir Sultan

La Policía israelí recomienda a los ciudadanos con licencia de armas que salgan con ella a la calle estos días de violencia para colaborar en la seguridad ciudadana, dijo este jueves a una portavoz de ese cuerpo.

"Se trata de una recomendación, no de una orden", confirmó a Luba Samri después de que algunos altos mandos de la Policía y políticos hayan hecho esa petición en público a raíz de la ola de violencia que sacude la región desde hace tres semanas y que ha empeorado considerablemente desde el jueves.

Creo que es necesario para potenciar la sensación de seguridad ciudadana

Fuentes policiales consideran que la colaboración ciudadana frente a lo que en el argot policial denominan "lobos solitarios", en alusión a atacantes palestinos individuales, es imprescindible, dado que no se trata de ataques que puedan ser prevenidos con información de inteligencia.

"Creo que es necesario para potenciar la sensación de seguridad ciudadana", dijo en ese sentido el subcomisario Omri Shakel, jefe de uno de los distritos del sur del país.

Un llamamiento que este jueves refrendó Nir Barkat, alcalde de Jerusalén, uno de los focos de mayor tensión desde el pasado 13 de septiembre.

"El alcalde insta a los ciudadanos con licencia a que lleven sus armas con el fin de potenciar la seguridad, y dará ejemplo por si mismo (llevando la suya)", confirmaron fuentes de la alcaldía al servicio de noticias Walla.

1.300 heridos palestinos

Aunque la tensión aumentó en la región hace tres semanas con el foco en la Explanada de las Mezquitas, lugar sagrado para musulmanes y judíos situada en el territorio ocupado de Jerusalén, fue hace una semana cuando los disturbios se intensificaron en la ciudad santa y Cisjordania, expandiéndose más tarde a varias localidades de Israel.

El origen está en los asesinatos el jueves y el sábado de cuatro israelíes en sendos ataques palestinos y, desde entonces, los incidentes violentos no han dejado de sucederse y arrojan un saldo de cuatro israelíes y seis palestinos muertos, tres de ellos autores de ataques, un supuesto atacante y dos en disturbios.

Todo el mundo piensa que si hubiera una tercera intifada sería también contra el gobierno palestino

En Cisjordania, fuentes de la Media Luna Roja Palestina estiman en 1.300 los heridos palestinos en este tiempo por disparos de gases lacrimógenos, balas recubiertas de caucho y munición real con los que responden los soldados israelíes a las protestas, y la organización de defensa de los prisioneros palestinos Adamir cifra en 450 los detenidos "en su mayoría jóvenes y menores" en los territorios ocupados y Jerusalén.

"La Autoridad Palestina no debería intervenir para frenar lo que está pasando. Todo el mundo piensa que si hubiera una tercera intifada (levantamiento popular palestino), sería también contra el gobierno palestino, a menos que se ponga de lado del pueblo", opina Karam.

El temor a una tercera intifada

A pesar del aumento de la violencia, gran parte de los palestinos se muestran reticentes a decir que la región se encuentra a las puertas de una tercera intifada, como advierten algunos analistas.

En este sentido, opinan que la actual situación es una respuesta a lo que consideran "una violación de sus lugares sagrados", como la mezquita de Al Aqsa situada en la Explanada de las Mezquitas, y fruto de años de ocupación israelí.

"No sabemos si será la tercera o la decimocuarta intifada porque depende de dónde empieces a contar. Es posible, no es la primera vez que algo así pasa", cuenta el investigador legal de Adamir, Murajd Allan.

"Lo que es especial en esta ocasión es que las autoridades israelíes han dado mucha autoridad a los colonos", afirma Allan, quien denuncia que el gran número de arrestos y el empleo de medios violentos se explican porque Israel desea "implementar sus planes a través de la violencia. Y si no funciona, es porque hace falta más".

Para Zoraida Husein, directora del Comité Técnico de Asuntos de las Mujeres, las políticas israelíes sobre los palestinos y años de represión y violencia son la mecha que ha encendido la explosión.

"Lo que esta pasando es fruto de la continuación de la ocupación israelí. Es muy simple. Con la complacencia de la comunidad internacional. Si no existiera, si no hubiera colonos, si hubiera respeto por los lugares sagrados, todo lo que ha sucedido hasta ahora no habría pasado", reflexiona.