La Federación Andaluza de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Feafes-Andalucía) celebra un año más el Día Mundial de la Salud Mental, que se realiza cada 10 de octubre. Este año el movimiento asociativo ha adoptado como lema 'Ponte en mi lugar. Conecta conmigo. Por una salud mental sin carencia, con dignidad y respeto', con el que quiere apelar "a la empatía y el conocimiento" como ejes de la conmemoración de este efeméride.

En un comunicado, se recuerda que el Día Mundial de la Salud Mental es una iniciativa de la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH), junto a la Organización Mundial de la Salud, y apoya la iniciativa más de 100 países. El objetivo es recordar al conjunto de sociedad la importancia de la salud mental en nuestro bienestar.

A lo largo del mes de octubre, las 17 entidades que forman el movimiento asociativo de personas con enfermedad mental y familiares en Andalucía realizarán numerosas acciones informativas, de sensibilización y de reivindicación para promover la salud mental y la inclusión social del colectivo.

Con el lema de esta año, Feafes quiere apelar "a la empatía y el conocimiento" como ejes de la conmemoración del Día Mundial de la Salud Mental para dar a conocer a la ciudadanía la realidad de los problemas de salud mental, porque "somos conscientes de que la desinformación y la falta de conocimiento sobre salud mental y los trastornos mentales producen incomprensión, estigmatización, discriminación y rechazo", asegura.

Asimismo, el movimiento asociativo señala que lo que piden este año a la ciudadanía, pero también a las instituciones y empleadores, "es que hagan un pequeño esfuerzo por conocer lo que implica padecer esta enfermedad". Así, Feafes-Andalucía demanda una "adecuada" atención social y sanitaria a los problemas de salud mental desde un enfoque de derechos, ya que la atención "sigue siendo insuficiente" y el enfoque "inadecuado" en muchos casos, lo cual supone "una vulneración de los derechos de las personas con enfermedad mental a la luz de la Convención ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y de la legislación española".

Para la presidenta de la Federación andaluza, Concha Cuevas, "la atención social y sanitaria en salud mental debe ir de la mano de programas asertivos comunitarios, planes individualizados de atención, apoyo domiciliario, es decir, disponer de los equipos de salud mental en el ámbito comunitario para facilitar la adherencia al tratamiento, creación de equipos multidisciplinares, compuestos por diversos perfiles profesionales que atiendan a las personas con enfermedad mental y sus familiares, y, por supuesto, apoyo, formación e información a las familias y allegados".

Además de estas medidas, Feafes-Andalucía reclama que las personas afectadas por un problema de salud mental deben tener la oportunidad de trabajar, de vivir de forma independiente, de tener relaciones sociales. "Esto, unido a una atención adecuada hará realidad la plena integración de las personas con trastorno mental en nuestra sociedad", asegura.

En cuanto a los resultados de la aplicación de la Escala en el

territorio, en el XIV Informe del Observatorio Estatal de la Dependencia de enero de 2015, Andalucía destaca con una puntuación de 7,10 sobre 10, ocupando la tercera posición en el dictamen.

670.000

Andaluces padecen algún problema de salud mental

Según la Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud (2007), en España entre el 2'5 y el tres por ciento de la población adulta tiene un trastorno mental grave. Esto supone más de un millón de personas en el territorio español. Según se recoge en el último informe del Defensor del Pueblo, en Andalucía 670.000 personas padecen algún problema de salud mental, de los cuales 79.757 tendrían la consideración de graves

En cuanto a la participación, los datos sobre la participación de las personas con enfermedad mental en los servicios de atención no son positivos. Así, menos de un siete por ciento participan en un Plan Individualizado de Atención, y solo un 8,2 por ciento loa hcen activamente en tomar decisiones sobre su tratamiento farmacológico. En relación a los cuidadores, solo el 16 por ciento participa a la hora de tomar decisiones sobre el tratamiento y los cuidados.

Además, un 75 por ciento de las personas con enfermedad mental afirma haberse sentido discriminadas en algún ámbito de su vida, y un 44 por cienot de las personas con trastorno mental asegura haber sufrido algún tipo de discriminación laboral.

Andalucía ocupa el sexto lugar en cuanto a servicios sanitarios

Por otra parte, y según informe 2014 sobre 'Los servicios sanitarios de las comunidades autónomas', Andalucía ocupa el sexto lugar de valoración en cuanto al resto de comunidades autónomas. Este Barómetro Sanitario de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (Fasdp) está fundamentado en 26 items o indicadores sobre aspectos como la financiación, los recursos, la política farmacéutica, la valoración ciudadana, la lista de espera y el grado de privatización de los recursos.

En lo referente al empleo, las personas con enfermedad mental supone uno de los grupos con discapacidad con menor inserción laboral. Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística sobre 'El empleo de las personas con discapacidad en España' —publicados en 2014 en base a datos de 2013—, el trastorno mental es la discapacidad con menor tasa de empleo: 15,7 por ciento. La tasa de actividad es del 31'2 por ciento. Sólo un cinco por ciento de las personas con enfermedad mental tienen un empleo estable.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.