Los 'whatsapps' de los días 20 y 21 de los móviles de Porto y Basterra fueron borrados

  • Sexta sesión del juicio por el crimen de Asunta.
  • El agente que entró con la madre en la casa de Teo dice que el pañuelo hallado en la papelera estaba húmedo y que ella se puso nerviosa al ver las cuerdas.
  • Un agente asegura que ninguna cámara grabó a Porto volviendo de Teo con Asunta: "Tiene que pasar por Galuresa (la gasolinera) sí o sí, y no pasa".
Rosario Porto pincipal acusada junto a su ex marido, Alfonso Basterra, de la muerte de su hija Asunta Basterra.
Rosario Porto pincipal acusada junto a su ex marido, Alfonso Basterra, de la muerte de su hija Asunta Basterra.
EFE/Lavandeira jr

La hipótesis de la Guardia Civil es que los mensajes enviados los días 20 y 21 de septiembre de 2013 a través de la aplicación móvil 'Whatsapp' por los teléfonos de Rosario Porto y Alfonso Basterra fueron borrados, pero no fue posible recuperarlos.

Así lo ha revelado el agente que se encargó, durante "meses", del estudio del material volcado de los teléfonos y ordenadores de los acusados, los padres de Asunta, la niña que fue localizada sin vida en circunstancias violentas hace ya más de dos años en una pista forestal de Teo (A Coruña).

En el juicio que trata de esclarecer el crimen, este guardia civil también ha dado a conocer que fueron eliminados los listados de las llamadas salientes y entrantes del móvil de Porto hasta las 23,00 horas de la jornada de la muerte de la menor.

Por el contrario, el 'software' que adquirió la Benemérita a tales efectos sí permitió recuperar mensajes borrados del teléfono de la menor.

La Guardia Civil dice que Porto no pudo volver de Teo con su hija

El agente que analizó las grabaciones de las cámaras correspondientes al día del crimen de Asunta Basterra ha explicado en el juicio que en ninguna aparece registrado el trayecto que supuestamente hicieron Rosario Porto y su hija por la tarde de regreso a la ciudad tras haber estado en la casa de Teo (A Coruña).

El informe de la Guardia Civil de todas las imágenes se desprende, ha añadido el fiscal, que solo quedó constancia del primer y el último trayecto, de ida de la capital gallega al municipio vecino de Teo y de regreso, ya pasadas las 21 horas. "Ella a la vuelta dice que regresa por (la gasolinera) Galuresa. Tiene que pasar por Galuresa sí o sí, y en ese tiempo no pasa", ha señalado el agente a preguntas del abogado de Porto.

"Tendría que pasar para dejar a la niña", ha aseverado el guardia civil, reiterando ante la insistencia del letrado que "no hay ningún vehículo que pueda ocultar el Mercedes" de Porto. Esto contradice la versión que la madre de Asunta ofreció el primer día, en el que aseguró que la última vez que vio a su hija fue cerca de su piso en Santiago, donde ella misma la dejó después de que pasaran por Teo a buscar ropa de verano.

Por su parte, la defensa de Basterra, Belén Hospido, ha tratado de desmontar la compatibilidad de que la menor estuviese con su padre a la hora a la que una compañera asegura que la vio con su padre. Hospido ha querido evidenciar que no hay forma de que su cliente, el padre de la niña, pudiese "eludir" las cámaras de la calle, a lo que el agente le ha espetado que, en su opinión, esto si sería posible.

La detuvieron tras comprobar que "mintió"

Otro de los agentes que ha declarado ha dicho que Rosario Porto, madre de la niña, fue detenida cuando se comprobó que "mintió" cuando dijo que había ido "sola" a su casa de Teo, cuando después se supo por unas grabaciones que no fue así.

En relación al padre de la niña, Alfonso Basterra, el agente ha dicho que se le arrestó cuando el informe toxicológico reveló que había restos de orfidal en el cuerpo de Asunta, ya que en principio habría ingerido este tranquilizante a la hora de la comida o después, cuando estaba con sus padres.

Los agentes también tuvieron en cuenta, ha explicado el testigo, "el estado de nerviosismo que supuso el hallazgo de la cuerda en Teo y el episodio de los polvos blancos que le había dado su madre", según una profesora".

En "un principio" la madre de Asunta se mostró "reacia" a ir a la casa de Teo al observar a los investigadores que a esa finca no iba "nadie" y que allí no podrían descubrir nada, ha dicho el agente. Porto aseguró que solo existía una "copia" de las llaves y que la tenía ella. Finalmente, en base a su declaración, fue el otro acusado, Alfonso Basterra, quien en ese momento espetó, "pues voy yo", motivo ante el que Porto también accedió.

"Ligeramente humedecido"

El agente que preguntó a Porto por el contenido de una papelera en la casa de Teo, donde los investigadores sitúan el crimen, identificó en su interior un pañuelo que le pareció, por su "impresión visual", que estaba "ligeramente humedecido".

"Aparentemente no se ve seco, seco, seco ese papel; se ve ligeramente humedecido", ha señalado a las preguntas del fiscal. El guardia civil fue tras Porto "instintivamente" cuando entraron en la casa, ha relatado, cuando se toparon con la papelera; entonces, ha dicho, la cogió y le preguntó por su contenido, una mascarilla, un "amasijo de papeles" y "una cuerda anaranjada color brillante similar, prácticamente idéntica, a la que" acababa de ver hacía "dos, tres horas".

Según ha narrado este funcionario, la madre adoptiva de Asunta respondió que la mascarilla la utilizaba para prevenir la "alergia" a los "ácaros" cuando ventilaba la casa, mientras que los papeles los atribuyó al sonado de la niña en verano. Sin embargo, el agente observó, ha dicho, "un papel impregnado de un fluido" y cuya "apariencia" no era de hacía dos meses, "sino reciente".

Al respecto de la cuerda, Porto no le ofreció ninguna explicación, sino que "el que contesta", ha apuntado el guardia civil, fue Alfonso Basterra, que dijo que respondían a labores de jardinería en la finca. Ella, en este punto, se puso "nerviosa" y dio "amplios paseos" por el pasillo de la vivienda.

Unas zapatillas blancas

El guardia civil analizó el entorno en el que se halló el cuerpo de Asunta e instruyó el atestado. En el recuerdo de los primeros movimientos el día de los hechos, ha señalado que el juez les pidió colaboración y, en consecuencia, se entrevistaron con los policías nacionales que atendieron a los padres en el momento en que estos denunciaron su desaparición.

Así, en el domicilio de Doutor Teixeiro, en el que Asunta vivía con su madre, un policía le comunicó a este agente que le habían llamado la atención dos cuestiones: que el cadáver de la niña estaba "descalzo" y que había unas "zapatillas blancas" a la entrada de esta casa, así como el episodio de julio en el que un hombre, supuestamente, atacó a la menor en el piso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento