Nicholas Cage
Nicholas Cage, en la Mostra de Venecia para presentar la película Joe. EFE

A día de hoy cuesta mucho imaginarse a otro que no fuera Viggo Mortensen en el papel de Aragorn en El Señor de los Anillos. Aunque sea difícil creerlo, Nicolas Cage estuvo a punto de convertirse en uno de los protagonista de la mítica saga de Peter Jackson. Sin embargo el actor rechazó el papel y ahora explica el porqué.

En una entrevista para Newsweek, Cage reveló que le ofrecieron el papel de Aragorn para las tres adaptaciones de El Señor de los Anillos que no decidió no aceptar. "Había varias cosas diferentes en mi vida en ese momento que me impedían viajar y estar fuera de casa durante tres años", explicó el actor.

Pese a haber perdido uno de los papeles que podría haber marcado un antes y un después en su carrera, Cage parece no arrepentirse de su decisión.

"Realmente no me arrepiento para nada, sería una pérdida de tiempo. Trato de mirar siempre hacia delante y no vivir en el pasado o el qué hubiera pasado si. Evidentemente, hubieran sido posibilidades que me habrían beneficiado mucho si hubiese podido", comenta.

Temporada regular

En la misma entrevista, Nicolas Cage también comenta que otro de los papeles míticos que rechazó fue el de Neo en la saga Matrix, un papel que finalmente recayó en Keanu Reeves y que sería ahora imposible imaginar a otro actor en su papel.

Lo cierto es que el actor ganador de un Oscar por Leaving Las Vegas lleva una larga temporada de tropiezos profesionales. Quedan lejos ya éxitos como El ladrón de orquídeas, Cara a cara o Hechizo de luna. De hecho, su último gran éxito como protagonista fue la saga de La Búsqueda.

Pese a tener tras sus espaldas fracasos como Ghost Rider, Tokarev o El aprendiz de brujo, Nicolas Cage tuvo éxito en la cinta independiente Joe. Ahora ha estrenado en Estados Unidos su última cinta, Pay the Ghost, que ha recibido feroces comentarios por parte de la crítica.

Otros que dijeron 'no' a papeles míticos

El caso de Cage no es el único. El cine está lleno de ellos. Sin ir más lejos, Gwyneth Paltrow se negó a ser Rose en Titanic y Sean Connery rechazó el papel de el mago Gandalf en El señor de los anillos, por decir dos casos célebres.

John Travolta pensó en su día que protagonizar Forrest Gump sería una tontería y la cinta acabó 13 nominaciones a los Oscar y ganó 6.

Sean Conney es uno de los que se lleva la palma: despachó a Hanibal Lecter, rechazó a Morpheo y también a Gandalf.