El buque insignia de Greenpeace llega a la costa de Valencia para protestar por la especulación urbanística

  • El Rainbow Warrior recorrerá diferentes puntos de la costa española.
  • La ONG denuncia que los ayuntamientos del litoral planean tres millones de viviendas.
  • En 2003, activistas del buque tuvieron problemas con la justicia española.
El barco de Greenpeace ha atracado en la costa valenciana.
El barco de Greenpeace ha atracado en la costa valenciana.
ARCHIVO

El buque insignia de Greenpeace, Rainbow Warrior (RW), ha llegado el domingo a la costa Valenciana para presentar la campaña 'Recuperemos el Mediterráneo'.

El barco recorrerá distintos puntos del litoral español para alertar sobre la inminente necesidad de recuperar "un mar amenazado de muerte", según la ONG.

Para "salvar la costa" intentará sensibilizar e informar a los ciudadanos y exigir a los gobiernos medidas efectivas de protección para lucha contra la especulación urbanística.

Recuperar el mediterráneo

"Venimos con el Rainbow Warrior a Valencia para pedir actuaciones urgentes y efectivas que permitan recuperar el Mediterráneo para la naturaleza y los ciudadanos", declara Juan López de Uralde, Director Ejecutivo de Greenpeace España.

Greenpeace presentó el pasado martes en rueda de prensa el informe Destrucción a toda costa 2007 en el que denuncia que los ayuntamientos del litoral planean tres millones de viviendas.

Más de un año

El RW lleva más de un año recorriendo las aguas de Italia, Francia, Grecia, Libia, y diversos países de Oriente Medio.

La última vez que el RW estuvo en Valencia fue hace cuatro años para denunciar la llegada a este puerto de madera ilegal procedente de la destrucción de los bosques tropicales africanos.

El 14 de marzo de 2003, dos días antes de la foto que Bush, Aznar y Blair se hicieron en las Azores, para ratificar la invasión de Irak, y mientras había manifestaciones en todo el mundo contra la ya inminente guerra, cinco miembros de Greenpeace (dos españoles) fueron detenidos en la base de Rota (Cádiz).

Participaban en una protesta a bordo del barco de la organización, el Rainbow Warrior, «totalmente pacífica» según señalaron.

Finalmente el Juzgado de lo Penal número 1 de Cádiz absolvió a tres de los ecologistas detenidos, condenó a seis meses de prisión al capitán del barco por desobediencia grave e impuso una multa a otro de los activistas que participaron en la protesta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento