El sexo y la comida
El sexo y la comida

El erotismo es al sexo lo que la gastronomía a la alimentación. Es una parte muy importante del arte de vivir y es casi nuestra obligación hacernos maestros de estas artes.

Por supuesto que no existen alimentos mágicos que provoquen o aumenten el placer sexual, pero también es cierto que una alimentación equilibrada es la base indispensable sobre la que se asienta el deseo.

Si no estamos bien alimentados, el deseo desaparecerá o se manifestará con muy poca frecuencia. Y aunque se sabe que no existen alimentos específicos que aumenten el deseo, sí hay algunos que indirectamente son capaces de avivar las ganas o ayudar a la excitación, como las criadillas (ricas en estrógenos y testosterona), las carnes rojas (fuente de vitamina B12), o los mariscos (con una gran concentración de sales minerales).

Si a esto añadimos una pequeña cantidad de vino bueno (que además de desinhibidor ayuda a la erección en los hombres y aviva el deseo en las mujeres) pues mejor que mejor.

Pero lo más importante es el ambiente agradable de una mesa preparada con intencionalidad erótica y placentera. Puede ser un magnífico preludio para preparar con éxito el primer encuentro sexual con una persona nueva o también estimular los deseos semiapagados de un viejo amor.

Como vemos, no se trata tanto de lo que se come sino de la actitud con la que se come; si uno se sienta a la mesa dejándose llevar por la rutina, lo más seguro que en la cama nos sintamos igualmente aburridos y rutinarios.

Pero si sacamos el mayor placer posible de la mesa, aunque ésta sea modesta, la misma disposición la llevaremos a la cama con efectos indudablemente muy satisfactorios.

Nuestra vida está llena de pequeños momentos placenteros y quien sea capaz de descubrirlos y gozarlos, quien tenga activadas sus papilas gustativas para los ricos alimentos, también las tendrá para los sabores de la piel de su pareja.

Quien disfrute de una sobremesa agradable con una amorosa charla, también será capaz de entretenerse jugueteando con los recovecos y texturas de la piel de su pareja.

El sexo no es nada ajeno a nuestra cotidianeidad, y quiero recordar que los principales enemigos del goce son: el estrés, la falta de atención y el aburrimiento.

PARTICIPA EN SEXO Y VERANO

Todos tenemos pequeñas perversiones inofensivas, ¿te atreves a contarnos la tuya?

Para grabar marca el número gratuito 900 20 20 26 y clave 122#

¿Un SMS puede ser erótico?

 Nosotros creemos que sí. Estamos seguros de que con ingenio los 140 caracteres de un mensaje corto son suficientes para calentar el verano.

Participa enviando el tuyo al número 690 20 20 20. Publicaremos los mejores.

Artículos relacionados