El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha condenado al Institut Català de la Salut (ICS) a indemnizar con 66.000 euros a una embarazada de siete meses que perdió a sus dos gemelos porque no le diagnosticaron una afección simultánea de hígado y riñón.

Según el ICS, los fetos murieron por una complicación poco frecuente y difícilmente previsible.
Según la sentencia, los doctores del
Hospital Joan XXIII de Tarragona no le detectaron el problema de forma "fiel" y "exacta".

La mujer ingresó por primera vez el 27 de mayo de 2002 ante la posibilidad de parto prematuro.

Los gemelos murieron por una asfixia por "sufrimiento fetal intrauterino", una complicación poco frecuente y difícilmente previsible y detectable, según fuentes del ICS, dependiente de la Generalitat de Catalunya. 

Una vez salió del hospital, la paciente no recibió visita médica a domicilio entre el 1 y el 2 de junio por ser fin de semana. Por ello, no le observaron las posteriores alteraciones.

Daños morales e incapacidad temporal 

Los doctores pidieron entonces una consulta no urgente, que no tuvo lugar hasta el 4, cuando la afección renal era grave y terminó con la muerte de los fetos.

La indemnización cubre los daños morales por la muerte de los dos gemelos el 4 de junio de 2002, la incapacidad temporal y los gastos derivados del entierro.