Madrid paraliza los ERTE en el servicio de limpieza y pondrá 500 barrenderos más en las calles

  • El Ayuntamiento y las concesionarias de los contratos integrales de Limpieza y Zonas Verdes han acordado paralizar los ERTES a partir de este jueves. 
  • De forma progresiva, un total de 500 trabajadores más llevarán a cabo tareas de limpieza y mantenimiento de zonas verdes en la capital.
  • El  Plan para la Limpieza de Madrid arrancará finalmente este jueves con 147 actuaciones intensivas en los 21 distritos, durante no menos de tres meses.
  • Las labores afectarán a toda la capital, pero empezarán por las zonas más castigadas: Villaverde, Usera, Carabanchel, Latina o Puente de Vallecas.
Un operario realizando labores de limpieza de urgencia en el barrio del Pilar (Madrid).
Un operario realizando labores de limpieza de urgencia en el barrio del Pilar (Madrid).
JORGE PARÍS

El Ayuntamiento de Madrid y las empresas concesionarias de los contratos integrales de Limpieza y Zonas Verdes (OHL, Sacyr, FCC y Ferrovial) han alcanzado un acuerdo por el que, a partir de este jueves, se paralizarán los ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) que afectan a la plantilla actual —unos 4.000 trabajadores entre diario y fin de semana—, según ha informado este martes el Consistorio. Además, el mismo día también arrancarán las labores exhaustivas de limpieza en los 21 distritos de la capital.

Como resultado de este acuerdo, cuyas negociaciones se han prolongado durantes tres meses, se ha anunciado que, en un principio y de forma progresiva, entre el 1 y el 15 de octubre, en una primera etapa, 500 trabajadores más llevarán a cabo tareas de limpieza y mantenimiento de zonas verdes en la ciudad de Madrid. Esas 500 personas serán trabajadores afectados por los ERTE. La intención inicial del Gobierno municipal era que hubiese hasta mil barrenderos más en las calles de la capital, según explicó la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, algo que finalmente no se materializará. "Posiblemente se llegue a 700 nuevos barrenderos en la ciudad", ha declarado la alcaldesa, Manuela Carmena. Las nuevas contrataciones no supondrán un euro más a las arcas municipales ya que todo queda en manos de las empresas.

El plan para la limpieza a fondo de Madrid se pondrá en marcha este jueves con 147 actuaciones intensivas en los 21 distritos (128 barrios), durante un tiempo estimado no inferior a tres meses —se prevé que dure seis meses—. El pasado verano ya hubo una primera experiencia con las 29 limpiezas de refuerzo llevadas a cabo en zonas de Barajas, Argüelles, Tetuán o Chamberí, entre otras. Este plan intensivo irá acompañado de una amplia campaña de información y concienciación ciudadana para incorporar a las vecinas y vecinos en el mantenimiento de los barrios.

Las labores afectarán a toda la capital, pero empezarán por las zonas más castigadas, que corresponden, sobre todo, a distritos del sur como Villaverde, Usera, Carabanchel, Latina, Puente de Vallecas o Villa de Vallecas, "aunque también hay zonas del Centro, como Tirso de Molina, y de Salamanca, como La Guidalera, muy sucias", han señalado fuentes del Área de Medio Ambiente. . Los trabajos consistirán en los habituales barridos, baldeos mecánicos, mixtos y manuales, desbroces y demás actuaciones de limpieza, aunque con una mayor frecuencia. "La frecuencia de los trabajos dependerá de la suciedad que haya en cada zona", han explicado las mismas fuentes.

La limpieza de la ciudad ha sido una de las prioridades de Manuela Carmena desde su llegada a la Alcaldía el pasado mes de junio. Según sus palabras, la situación de la capital en esta materia es "desastrosa", algo que incluso han reconocido los propios responsables de las empresas encargadas del servicio en una reunión con la lideresa de Ahora Madrid. Carmena incluso ha advertido a las empresas adjudicatarias que remunicipalizaría el servicio de limpieza viaria de la capital si no cambianban de "actitud".

2.000 trabajadores menos en dos años

Para explicar esta carencia de operarios de limpieza hay que remontarse a la primavera de 2013. Entonces, el anterior gobierno municipal (PP) dio luz verde al contrato integral de limpieza y conservación de espacios públicos y zonas verdes, que unificaba en uno hasta 39 contratos, con la idea de ahorrar un 10%. El Consistorio que encabezaba Ana Botella licitó el contrato por 2.317 millones de euros en ocho años. Las empresas que finalmente lograron la contratación de sus servicios rebajaron aún más el precio, hasta 1.944 millones. Esto supuso un ahorro unos 600 millones para las arcas municipales. Este contrato se firmó por 8 años, hasta 2.021, pudiendo prorrogarse hasta 2.023.

El nuevo contrato también cambió el modelo de trabajo: el Ayuntamiento ya no exigía un mínimo de trabajadores. Controlaba la calidad del servicio mediante 68 indicadores (presencia de pegatinas, eliminación de pintadas, reposición de bolsas en papeleras...). El resultado fue la desaparición de 1.455 trabajadores de limpieza de las calles de la capital al pasar de 6.315 a 4.860 operarios. Posteriormente, tres de las cuatro empresas adjudicatarias del contrato (OHL, Sacyr, FCC) plantearon el despido de 1.134 trabajadores, pero una huelga de 13 días lo impidió. A cambio, se pactó un ERTE que está restando de los servicios de limpieza y jardinería 45 días de trabajo y de salario al año a cada trabajador. Esto ha supuesto un déficit de 547 personas más. En total, en dos años Madrid ha perdido unos 2.000 trabajadores de limpieza, según cálculos de CC OO.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento