La hija de Paul Walker demanda a Porsche por la muerte de su padre en un accidente de coche

  • Meadow Rain Walker basa su demanda en supuestos fallos de diseño.
  • Sus abogados aseguran que el coche carecía de medidas para proteger a los ocupantes y de sistemas para evitar un incendio tras la colisión.
  • La viuda del conductor, un amigo de Paul Walker que también falleció en el accidente, ya interpuso una demanda similar en 2014 que no prosperó.
El actor Paul Walker en un coche deportivo en la presentación de la segunda parte de 'Fast and Furious' en 2003.
El actor Paul Walker en un coche deportivo en la presentación de la segunda parte de 'Fast and Furious' en 2003.
ARCHIVO

La hija del actor Paul Walker, quien falleció en 2013 a causa de un accidente de tráfico durante un evento benéfico, ha demandado a la marca automovilística Porsche, fabricante del vehículo en el que viajaba su padre cuando falleció.

La joven Meadow Rain Walker, de 16 años, sustenta la demanda en unos supuestos defectos de diseño que hicieron que el coche terminara por estrellarse. En concreto, el vehículo en que el actor iba de copiloto era un Carrera GT, es un coche de carreras capaz de llegar a los 300km/h autorizado para conducir en la calle. Este modelo se fabricó entre 2004 y 2007 y Porsche vendió algo más de 1.200 unidades.

Según el texto de la demanda, elaborado por los abogados de Rain Walker, el coche carecía de un sistema de control de estabilidad adecuado, de medidas para proteger a los ocupantes y de sistemas para evitar un incendio tras la colisión. De hecho, argumentan que Paul Walker estuvo casi un minuto y medio vivo, pero quedó atrapado por el cinturón de seguridad, que le rompió las costillas y la pelvis, y lo mantuvo inmovilizado mientras respiraba el humo del incendio.

Sin embargo, parece complicado que la demanda prospere. El año pasado, la viuda de Roger Rodas, el amigo de Paul Walker que conducía el coche en el momento del accidente, demandó a Porsche por motivos similares, pero las autoridades californianas que se encargaron del caso concluyeron que fue la velocidad la que provocó el siniestro y no los problemas mecánicos.

En el informe del caso se asegura que el vehículo iba a 151 km/h en el momento del choque, una velocidad que los representantes legales de los Walker dicen que era entre 101 y 114 km/h.

Hace sólo unos días, la joven anunció la creación de una fundación con el nombre de su padre cuyo objetivo será proteger los océanos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento