Los pequeños comerciantes han comenzado a hacer frente a la proliferación de bazares chinos en Valladolid.

En los últimos cinco años han abierto más de 33 de estos establecimientos, según las comunicaciones que constan en el Ayuntamiento. La gran mayoría en los barrios de Las Delicias, Rondilla o La Victoria, aunque también se han ido instalando en el centro. "Una tendencia que no es más que el reflejo de lo que ocurre en toda España", aseguran desde la Federación de Comercio y Servicios, Fecosva.

El problema no es que abran muchas tiendas, sino que tienen que cumplir, como los demás.

A los comerciantes no les importa tanto la cantidad de nuevas tiendas, como que cumplan con las obligaciones, ya que han comprobado cómo estos establecimientos trabajan los domingos y a diario permanecen abiertos incluso hasta las 22.30 horas. De hecho, ya presentaron una denuncia a la inspección de Consumo alertando de las malas prácticas en seis establecimientos, lo que conllevó la sanción de entre 3.000 y 6.000 euros para alguno de ellos.

No es una cuestión sólo de consumo, sino de la Inspección de Trabajo, "tienen seis o siete dependientes, que no atienden, pero están ahí. Conociendo el elevado coste económico por trabajador, entendemos que la situación laboral de esas personas es dudosa", aseguran los comerciantes.

5 PREGUNTAS A...

JESÚS HERRERAS REVUELTA. Vicepresidente de Fecosva.

1. ¿Cuál es el problema de este tipo de establecimientos?
La competencia desleal. Todo el mundo tiene derecho a montar un negocio, el problema no es que se hayan abierto muchas tiendas, sino que tienen que cumplir las normas, como los demás.

2. ¿Cuáles son esos incumplimientos?
Sobre todo que abren los domingos (que no se puede) y que tienen horarios excesivos, hasta las 22.30 horas. Dudamos, además, de la situación laboral de los empleados.

3. ¿Qué se puede hacer?
Denunciar a los que incumplen. Animamos a todos los comerciantes a que si detectan irregularidades, se lo hagan saber a la administración.

4. ¿Hacen falta más inspectores?
Lo que hace falta es que los que hay controlen aquellos locales sobre los que ya hemos avisado que están incumpliendo. Que los vigilen y los sancionen.

5. ¿Cuáles son los sectores más afectados?
Sobre todo textil, calzado, decoración y bazares multiprecio. Podemos competir en servicio, atención y calidad, pero no con sus precios.