Enrique Iglesias en Damasco.
Enrique Iglesias durante una rueda de prensa ofrecida en la capital de Siria. YOUSSEF BADAWI /EFE

El cantante español Enrique Iglesias, que se encuentra estos días en Damasco, aprovechó una rueda de prensa para desmentir que tenga una mala relación con Julio Iglesias.

"Mi relación con mi padre es buena. A veces tenemos diferencias, pero es algo normal. Vivo con él en Miami", añadió.

Igualmente, aclaró que no son ciertos los rumores que afirman que se ha casado con su novia, la tenista rusa Anna Kournikova.

La presentación del cantante se produjo poco antes de un multitudinario concierto celebrado en esta ciudad de Oriente Medio, que congregó a 15.000 personas en un estadio local.

Enrique se ha convertido en la primera estrella internacional que visita Siria en décadas y confesó sentirse "feliz de estar en Damasco, la ciudad habitada más antigua de la historia".

Mi relación con mi padre es buena. A veces tenemos diferencias, pero es algo normal"

De hecho, el cantante ha aprovechado su estancia allí para hacer turismo. Ayer visitó los lugares más emblemáticos de la ciudad, como el centro histórico de Damasco, el zoco Hamidiye y la mezquita de los Omeyas.

El hijo de Julio Iglesias, de 32 años, se encuentra en medio del lanzamiento de su último trabajo Insomniac y añadió que "es bonito estar en Siria, a donde he venido por deseo personal".

"He viajado a muchas partes del mundo y no he dudado en venir a Siria. Había estado en (Oriente Medio) antes y sé que Siria es seguro. Quiero que todo el mundo baile y disfrute" agregó.

También dijo que no le importaría cantar en árabe: "De pequeño me crié en Andalucía, rodeado de arte flamenco que es muy cercano a la música árabe".