El Centro de recuperación de fauna salvaje de Vallcalent, en Lleida, dependiente de la Conselleria de Medio Ambiente, liberará este verano 80 polluelos de lechuza. Desde primavera, el centro ha entregado 45 pollos a 12 entidades o particulares, algunos fuera de Catalunya, y hasta otoño entregará 35 más. Al comer básicamente ratones, la lechuza es muy demandada por algunos colectivos, como los agricultores o almacenistas de cereal o fruta.

El director del centro, Xavier Marco, ha asegurado a Europa Press que en los 20 años que lleva desarrollándose este programa, el centro, que tiene ocho parejas reproductoras, "ha liberado 1.000 ejemplares". Según sus datos siempre suele haber lista de espera. Por los polluelos se han interesado además de agricultores algunas asociaciones ecologistas y varias escuelas, ya que el programa tiene como objetivo, junto al control de la población de roedores, sensibilizar a la población sobre la recuperación de esta ave rapaz.

Al comer básicamente ratones, la lechuza es muy demandada por algunos colectivos

 

La próxima operación está prevista para el lunes. El centro entregará cuatro polluelos a la Associació Lo Trencalòs, que opera en la Conca de Tremp (Lleida). Esta asociación tiene previsto depositarlos en las cercanías de un almacén de Tremp, según explicó el responsable del programa Sergi Turmo. La liberación se hace en dos fases, un proceso que los expertos suelen denominar con el término inglés 'hacking' y que consiste en llevar los polluelos en un cajón a la zona en la que se liberarán.

Desde su nuevo hogar los animales empiezan a ver el lugar en el que vivirán. Al cabo de unos días los cuidadores los sueltan y siguen suministrándoles comida en el cajón, para que se acostumbren y ese lugar les sirva de sitio de referencia a la hora de acostumbrarse al nuevo paraje en el que vivirán. Poco a poco el suministro de comida se reduce para que los polluelos empiecen a buscarla ellos mismos.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE LLEIDA