Derrumbe en el decanato
Uno de los derrumbes en los juzgados.

El cierre cautelar del edificio de los Juzgados de Valladolid, con motivo de los desprendimientos de bovedillas del techo registrados en los últimos días en distintas dependencias, ha obligado hoy a suspender medio centenar de juicios, entre las jurisdicciones penal, civil y de familia.

El juez decano, Ignacio Segoviano, y el presidente de la audiencia, Feliciano Trebolle, explicaron que decidieron el cierre para garantizar la seguridad de los trabajadores y del público.

Lo habían pedido los sindicatos después de varios accidentes en el Decanato y el Servicio de Notificaciones y Embargos, donde el desprendimiento de las albardillas de relleno de las bovedillas quedaron tan sólo en un buen susto.

Sólo había una puerta abierta en la que dos guardias civiles sólo permitían el paso a quienes se dirigían al juzgado de guardia o a una boda.

El lunes esperan que los juzgados puedan retomar la normalidad, aunque para eso se requerirá de un informe técnico de los arquitectos que garantice que el inmueble reúne todos los requisitos.