El cantante almeriense David Bisbal, durante su actuación
El cantante almeriense David Bisbal, durante su actuación. (EFE)
Tras pasear su tour "Premonición" por medio mundo, David Bisbal aterrizó la pasada noche en Las Ventas para repasar los temas de su último álbum, que da nombre a la gira, y que fue intercalando con otros de sus grandes éxitos como "Oye el boom" o "Ave María", con los que hizo bailar a un público joven entregado al artista.

Una cuenta atrás coreada por el público dio paso a la voz del almeriense que
emergió, de un salto, desde el interior del escenario para interpretar "Calentando voy", un tema de su actual disco en el que se evidenció la larga estancia del cantante al otro lado del Atlántico, al incluir varias estrofas en inglés.

La fuerza que caracteriza la interpretación del que fuera concursante de Operación Triunfo quedó patente en estos primeros temas en los que no paró de recorrer las dos pasarelas que se prolongaban desde el escenario, acompañado por una legión de fans que le arropó en todo momento con vítores de "torero, torero" o "ese Bisbi".

Un apoyo que el artista agradeció en su presentación, donde hizo referencia a "las alegrías" que le han dado muchos de los títulos que entonó anoche en Las Ventas, y otros que le "siguen dando satisfacciones" como la balada "Amar es lo que quiero", que cantó a continuación.

Siguiendo con el repaso de su último trabajo, Bisbal interpretó "Premonición" y "Que tendrás" en el que, subido en la parte más alta del escenario, fue calentando el ambiente con sus movimientos de cadera para "Oye el boom", un tema de su anterior disco con el que actualmente triunfa en Japón y con el que también levantó al público madrileño.

Porque si algo quedó claro es que fueron las canciones más populares del almeriense las que pusieron la energía al concierto que, tras "Cuidar nuestro amor" y "Esta ausencia", volvió a despertar con "Lloraré las penas" en la que el artista desplegó la patada y el movimiento de pelvis que le caracterizan.

Después, Bisbal cambió su peto de camuflaje, camisa blanca y corbata floja por unos vaqueros, camiseta blanca y chaleco negro para interpretar "Ave maría", para posteriormente bajar el tono en baladas como "Amanecer sin ti", "Aquí y ahora" y estribillos de otros temas lentos de anteriores discos como "Quiero perderme en tu cuerpo" o "Fuiste mía".

El espectáculo no terminó de explotar del todo hasta la hora y media de actuación con "Como olvidar", donde el almeriense sacó su faceta rapera.

Sin embargo, el momento más especial llegó con "Dígale", una balada que según el artista le "rompe el corazón en cada uno de los conciertos" y que el público comenzó a entonar dejando sin voz al cantante.

Pero ese silencio se transformó cuando Luis Fonsi apareció para acompañarle en este tema en el que ambos se lucieron con improvisaciones a capella, y que en el caso de Bisbal sacaron su vena flamenca arrancando un rotundo "olé" de las gradas.

Más tarde, enganchado por los brazos a una cuerda que pendía de lado a lado del escenario como la imagen que ilustra la portada de su último álbum, entonó "Quien me iba a decir" a la que siguió, con sus fans sin para de saltar, "Silencio" tema con el que el artista se despidió de Madrid.

Los aplausos del tendido le retornarían poco después, momento que eligió para interpretar "Soldados de papel", canción que abandera la defensa de los niños soldados, una causa con la que Bisbal está muy sensibilizado y a la que destina parte de los beneficios que consiga el tema.

Después de este momento solidario el escenario, del que se desprendían llamaradas, se llenó de bailarines con una versión de ritmo reagueton de "Torre de Babel" y su conocidísima "Bulería", con la que el almeriense cerró definitivamente su visita a Las Ventas.

David Bisbal, que ha paseado su "Premonición" por escenarios de toda Latinoamérica desde que comenzara la gira en marzo, continuará su recorrido por España hasta el próximo 30 de septiembre, en su Almería natal.