Los empleados celebran hoy un referéndum para votarlo. Tras más de 24 horas de negociaciones, hubo consenso. Los sindicatos, Delphi y la Junta de Andalucía llegaron ayer a un principio de acuerdo sobre el cierre de la factoría de Puerto Real que le costará a la empresa 500 millones de euros. No obstante, la plantilla es la que tiene la última palabra, y hablará hoy.

Los 1.650 trabajadores directos de la fábrica serán indemnizados con 45 días por año trabajado (máximo legal establecido); una media de 70.000 euros cada uno. La Junta se quedará con los terrenos, la maquinaria y las naves. Las patentes de los componentes de automóvil que han estado produciendo desde 1981 se las queda la empresa.

CC OO y UGT ven con buenos ojos el acuerdo, mientras que la CGT confía en que el Gobierno andaluz cumpla su promesa de recolocar a todos los trabajadores afectados por el conflicto en puestos dignos y estables. Mientras Manuel Chaves calificaba el acuerdo de «responsable», el PA lamentó que el presidente de la Junta hubiera sido el «mejor aliado» de Delphi.