El Casco Viejo se descubre y exhibe su arte e historia
Arte e información al mismo tiempo. (Bilbao Ría 2000).
Los autóctonos, muchas veces somos los que menos conocemos nuestra ciudad, los últimos en entrar a nuestros museos o los que más ignoramos la riqueza cultural o histórica de nuestras calles. Y, para evitar que esto suceda, los bilbaínos tendrán al alcance de su mano la información necesaria para, al menos, conocer el patrimonio que les rodea.
Y en el Casco Viejo, donde confluyen los 707 años de Bilbao, la historia rebosa por todos sus rincones. En sus calles, precisamente, se ubicará el plan de señalización histórica promovido por Bilbao Ría 2000. Serán un total de 80 placas y seis grandes paneles informativos que describirán la cultura, el arte y la historia de la ciudad.

Las placas, elaboradas en bronce, estarán colocadas en los edificios más representativos del casco histórico bilbaíno. Narrarán, de forma breve, el porqué del nombre de las calles, harán referencia a los personajes, acontecimientos históricos, entre otros detalles.
Los paneles, de grandes proporciones, serán peanas de bronce situadas en puntos estratégicos que recrean una lámina de papel. Toda la información estará impresa en la parte superior. La señalización también está dirigida al turismo, máxime cuando el Casco Viejo es uno de los lugares preferidos a donde acuden los visitantes que llegan a Bilbao.
Toda esta información se plasmará en un libro, titulado Paseando por el Casco Viejo, de Juan Manuel González Cembellín y Raquel Cilla.

Arte e información al mismo tiempo

Noelia Gallardo y Esteban Torres son los autores de las seis piezas, de más de un metro y medio de alto, que poblarán las calles del Casco Viejo. Conjugarán arte – llevarán dibujadas diferentes zonas del barrio– e información, ya que darán explicaciones.