cerveza «superhelada»
Baturrones.
Numerosos, jóvenes y sedientos. El público de Baturrones se ha renovado. Son tantos que beben y comen a dos carrillos, en las más de 36 mesas que tiene desparramadas por la terraza esta cervecería-freiduría.

La cerveza, que sale a mansalva de su barra, está «superhelada». Los más viejos dirán: «¡pero si Baturones desapareció!» Para los más chicos Baturones fue una de las cervecerías más famosas de Sevilla, estaba en la Ronda de Pío XII y, al parecer, fue el bar que convirtió a nuestros padres en auténticos cerveceros, tirando litros y litros de cerveza de sus barriles. Pero el Baturrones del que hablamos ahora lleva doble «r» y hace solo año y medio que abrió sus puertas en el barrio de Pino Montano.

No tiene nada que ver con el antiguo, excepto el espíritu: tirar cerveza a espuertas. Su público no solo bebe, como era costumbre antiguamente, sino que también come, y mucho. Sirven tapas abundantes, como las berenjenas rellenas de marisco; más de 20 montaditos, como el relleno de salchichas extremeñas trituradas al vino; normalitos, como el de tortilla; y originales, como el de pizza, con verduritas y queso. No faltan platos de pescaíto frito, que podemos comprar en la freiduría de al lado y que  forma parte del negocio, o las tapas de mejillones, por el módico precio de 1,50 €. También hay caracoles, marisco y jaleo.

Baturrones * C/ Telegrafista, 1. Pino Montano. De 12 a 16 y de 20.30 a 00.00 h. No cierran. Tapa: 1,80 euros. Media de gambas: 6,5 euros.