Carles Francino
Carles Francino, en la serie 'Rabia'.  DAVID VEGAL / MEDIASET

Es una historia de ficción que nos ha aterrado desde hace muchos años: un virus amenaza con acabar con la humanidad y desata una desesperada lucha por la supervivencia.

Cuatro estrena este lunes Rabia, una serie en la que una cura experimental para enfermedades terminales termina provocando la aparición de un virus que hace que los pacientes que sufrieron el tratamiento tengan años después ataques de rabia, con una violencia que les lleva a cometer agresiones horribles.

El público televisivo cada vez demanda más otro tipo de productos Inmediatamente el Gobierno organiza la caza de los infectados y la orden de que todos aquellos que pudieran tener el virus se entreguen para ser recluidos. "La serie arranca con un grupo de personas portadoras del virus, aunque aún no se les ha reproducido, que deciden no entregarse y esconderse", explica Manu Sanabria, director y productor ejecutivo de la serie, que incide en lo interesante de ver a este grupo de personas vivir sabiendo que son "peligrosos para sí mismos y para los demás".

Carles Francino, Patricia Vico, Paco Tous, Malena Alterio y Adriana Ozores protagonizarán esta historia de ficción nacional que cuenta con una primera temporada de ocho capítulos y y que se estrena este lunes a las 22.30 h.

Sanabria explica que "por un lado ha sido un lujo y por otro una complicación" rodar esta serie, porque "no es habitual hacer estos trabajos en el medio televisivo".  En la serie de Isla Audiovisual, rodada entre Madrid y Málaga, hay secuencias de acción, con efectos especiales, maquillaje... Sólo caracterizar a un infectado puede llevar rededor de 4 horas de maquillaje. Y aunque eso y el resto de efectos y cuestiones técnicas son "una complicación", "el resultado hace que nos sintamos unos afortunados", explica Sanabria.

"Creemos que puede funcionar muy bien, porque el público televisivo cada vez demanda más otro tipo de productos, como Bajo Sospecha, El Príncipe, Mar de Plástico... empiezan a querer otro tipo de series que no son familiares, gracias a la influencia de las series estadounidenses", hace ver el productor ejecutivo.