Daniel Radcliffe, conocido por su personaje de Harry Potter, admite que está encantado con la fama de rompecorazones que, a sus 17 años, muchos le atribuyen.