El Tribunal Correccional de Mónaco ha condenado a diez meses de prisión a un taxista enamorado de forma patológica de la princesa Estefanía. El hombre fue detenido el pasado diciembre con una pistola escondida en la guantera de su vehículo.