«Según cómo se hagan las obras de ampliación del puerto podrían afectar a la competición. Ésta es la clave para decidir si Valencia repetirá o no como sede».

Así se pronunció ayer el presidente de ACM (empresa que organiza la Copa del América), Michel Bonnefous. Sin embargo, el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Rafael Aznar, ha expresado su flexibilidad "para acoplar y acomodar fechas y actividades" para una posible próxima edición de la Copa del América en Valencia, aunque no renunciará a seguir impulsando los planes de ampliación del puerto.

Por su parte, Bonnefous dejó claro que ésta es la única cuestión que puede hacer peligrar una reedición del evento en la ciudad, como informó ayer 20 minutos. Bonnefous explicó que unas obras de ese calado que pueden suponer un tráfico diario de 1.000 camiones perjudicarían el normal desarrollo de la competición.