La Audiencia de Alicante ha penado a un padre a dos años y nueve meses de cárcel, con atenuante «de dilaciones indebidas» de la Justicia, por abusar de su hija de 14 años y discapacitada mental y a pagarle 6.000 euros. El tribunal concluye que «se metía en la cama» con su hija y la sometía «a tocamientos libidinosos por pecho y zonas genitales, exhibiéndole su pene, llegando a frotarse con sus muslos y a introducírselo en la vagina en repetidas ocasiones, eyaculando sobre su cuerpo». Las vejaciones se produjeron en la casa que víctima y agresor compartían los fines de semana en Novelda, de 1998 a 2001, fecha en la que la madre (que les había abandonado) se enteró y lo denunció. c. sirvent