300 agentes de la Urbana harán de policía de barrio
Un guardia urbano da indicaciones ayer a una mujer en los alrededores de la Fira de Barcelona (Hugo Fernández).
Un concepto moderno del guardia de barrio porque, según el alcalde Jordi Hereu, «el Bobby (modelo de policía inglés) ha muerto». Así definió ayer Hereu la incorporación de 300 guardias urbanos, en tres años, a las unidades territoriales de los distritos.

Hereu quiso diferenciar su «policía de proximidad» a las propuestas de policía de barrio de la oposición, que considera más arcaicas.

Lo cierto es que las dos ideas son parecidas, ya que ambas buscan más presencia de la Guàrdia Urbana en el territorio y más prevención. Con el aumento de la plantilla, Hereu aseguró que se verán «más agentes patrullando a pie».

Sin embargo, el tipo de patrullaje se adecuará a cada barrio y podrá ser en coche, moto, bicicleta o a pie.

Patrulla en cada barrio

El alcalde explicó que en aras de reforzar la proximidad de la urbana incrementarà el número de unidades territoriales, que bajan al escalón de  barrio. De esta forma, se pasa de los 38 actuales a 73.

Las principales tareas de estos agentes, que en parte ya hacen, son protección escolar, disciplina viaria, atención a las quejas y propuestas de mejora del mantenimiento de calles y diálogo con los vecinos y asociaciones.

Para hacer efectivo el incremento de 300 agentes, que se sumarán a los 1.300  actuales, se incorporarán 740 agentes hasta el 2009. Estos nuevos policías servirán para cubrir las 300 plazas y todas las bajas que se generen por las jubilaciones de efectivos.

En una primera fase, los nuevos agentes se destinarán mayoritariamente a los distritos de Ciutat Vella, Sant Martí y Sants-Monjuïc.

Llegar a una plantilla de 2.800

En 2000, había 2.400 agentes y ahora hay 2.600. Durante estos años se ha hecho un rejuvenecimiento de la plantilla, que ahora tiene una media de edad de 43 años. En estos siete años se han incorporado 886 agentes que han sustituido 680 bajas por jubilación. Esto significa un aumento neto de 200 policías. El mismo incremento que se hará en los próximos tres años. Según Hereu, el 93% de la plantilla de la Guàrdia Urbana está en la calle, en distintas unidades.