Les retiran la custodia de los dos niños. Los Mossos d’Esquadra han detenido a unos padres de origen chino de Barcelona, tras observar en uno de sus hijos signos de malos tratos, como confirmaron los exámenes sanitarios.

Una vecina de una finca de la calle Caspe, 57 denunció los reiterados llantos de un bebé en su escalera. Los agentes que se personaron en el lugar encontraron llorando a un niño de 11 meses, junto a su hermano de dos años. El pequeño, según confirmaron los Mossos, mostraban hematomas que podrían suponer maltrato. Los detenidos afirman que se deben a una técnica china, la digitopuntura.

La madre fue la primera en pasar a disposición policial en la comisaría de Les Corts, mientras que los Mossos iniciaban la búsqueda de su compañero, que fue arrestado posteriormente. Los niños están en la Direcció General d’Atenció a l’Infància.

Por otro lado, la niña de seis meses de Salou, ingresada con traumatismo craneal por presuntos malos tratos, evoluciona favorablemente y le darán el alta el lunes.