Agredían brutalmente a sus víctimas. Los Mossos d’Esquadra han desarticulado un «peligroso» grupo de atracadores especializados en el asalto a bares empleando grandes dosis de violencia.

Todos los detenidos, entre 29 y 34 años, son residentes en L’Hospitalet y se les atribuyen 19 atracos a bares y cafeterías de Barcelona. Se estima que habrían obtenido un botín de 43.000 1, numerosas  joyas y libretas bancarias.

Mayoritariamente, asaltaban bares del Eixample y Sant Andreu, que escogían previamente tras someterlos a una estrecha vigilancia para conocer los hábitos de los propietarios. Actuaban siempre de noche, en el momento en el que el establecimiento tenía las puertas a medio bajar y estaba a punto de echar el cierre.

A sus víctimas, las inmobilizaban y les propinaban duras palizas. A una le rompieron la mandíbula. Tras el robo, los dejaban atados en el lavabo o en la cocina.