Ahora Murcia ha asistido este mediodía a una reunión con el consejero de Fomento, Francisco Bernabé, y con los diputados de Podemos, Óscar Urralburu y Andrés Pedreño, para tratar sobre el pacto del PP regional con Ciudadanos acerca del AVE.

La concejala Ángeles Micol ha solicitado el informe de la abogacía del Estado que, según Bernabé, da el visto bueno al proyecto planteado, "pero nos ha dicho que no dispone de él".

Para la edil, "existe una falta de rigor total, es una propuesta sin base. No podemos apoyar un proyecto nace de un acto de fe, la existencia de ese informe de la abogacía del Estado. Nos están vendiendo humo".

"Las obras de la infraestructura más importante de la Región no pueden basarse en un supuesto informe que nadie ha visto. No podemos otorgarles credibilidad para todo un proyecto si ni tan siquiera pueden mostrarnos ese documento", ha subrayado.

Ahora Murcia lamenta que tras tantos años de los que el PP ha dispuesto para haber materializado el AVE a Murcia de forma legal y con soterramiento íntegro, "ahora de repente le entren las urgencias para dar el visto bueno de forma chapucera y con unas prisas alarmantes a un proyecto de tanta envergadura".

La única explicación posible a este "ataque de urgencia" para la llegada del AVE es el calendario electoral: "parece claro que PP, PSOE y Ciudadanos están actuando en clave electoral, de cara a los comicios nacionales del próximo diciembre".

Micol destaca que ya se han llevado a cabo licitaciones y expropiaciones por 50 de millones de euros, y que no se debe aprobar un nuevo proyecto sin anunciar qué se va a hacer con todo lo ejecutado hasta ahora.

Tras lo que se pregunta "qué se haría con la adjudicación de Aldesa y con los vecinos a los que se ha expropiado", a su parecer, "el Gobierno regional está abordando asuntos que son competencia de Adif".

Para Ahora Murcia, además, el acuerdo entre PP y Ciudadanos no resuelve la cuestión de la presunta ilegalidad de las obras del AVE, y tampoco evita su llegada en superficie ni que el primer tramo se realice sin soterrar.

Como ha denunciado Micol, "con este pacto, la presunta ilegalidad de las obras persiste. Lo único que persiguen, al parecer, es que no se paralicen las obras del primer tramo, y que el Pleno del Ayuntamiento mire hacia otro lado ante estas posibles irregularidades jurídicas".

Ahora Murcia considera lamentable la actitud de Ciudadanos, que en menos de dos meses ha pasado de promover una cosa (planteó una moción de urgencia en el Pleno de julio) a tratar de que se lleve a cabo la contraria. "No están jugando limpio con los murcianos", denuncia Micol.

Ahora Murcia lamenta, además, que "el AVE está convirtiéndose en otro proyecto de especulación del PP, como ya se ha demostrado que fue el del aeropuerto de Corvera".

Consulta aquí más noticias de Murcia.