La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) realizó ayer una suspensión cautelar en sus funciones al titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Marbella (Málaga), Francisco Javier de Urquía, investigado en el caso Malaya por delitos de prevaricación y cohecho.

Así lo confirmó el portavoz del CGPJ, Enrique López, quien no explicó los hechos concretos que se imputan a De Urquía porque están bajo secreto de sumario. La Comisión Permanente acordó estudiar el caso después de recibir el auto del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en el que se abría un procedimiento penal a este magistrado a raíz de la investigación abierta contra él por su compañero Miguel Ángel Torres, instructor del caso Malaya, en el que se trata de esclarecer la trama de corrupción en el Ayuntamiento de Marbella.

De Urquía es instructor, entre otros casos, de la llamada operación Hidalgo, contra el blanqueo de capitales.