Una niña mona Cañera
Lüdenbach hace esta noche un repaso a los temas de su último trabajo, Una hora más de luz (Archivo).
Los pantalones rotos y bambas roídas con que Maike Lüdenbach recibe al diario 20 minutos la alejan del aspecto de «niña mona» con el que muchos la han asociado. La vocación de Maike era cantar, pero empezó como modelo, una profesión «divertida» de la que no reniega, aunque le supuso que no la tomaran en serio en sus inicios musicales. Con 16 años le ofrecieron ser una estrella del pop, pero ese no era el objetivo de esta joven nacida en Hamburgo y criada en Barcelona.

Con 18 años consiguió publicar Speak ur mind, un disco escrito por ella y cantado en inglés. Ahora, con 21 años regresa con Una hora más de luz, un disco también con el sello Lüdenbach en unas letras que esta vez son en castellano, una lengua en la que reconoce que «me cuesta más  escribir».

Lüdenbach defiende esta noche en  «casa» este último trabajo en un concierto  «muy cañero». Tanto es así que una marca de ropa decidió que no fuera su imagen al verla encima del escenario. Tras el micrófono, Maike salva la frialdad que dice que transmite: «Me juzgan mal y luego me dicen que soy supersimpática, pero con el público tengo la música, que me ayuda».

* Sala Zacarías. Diagonal, 447. Hoy a las 22h. 8 euros.

Rock & roll folclórico

Maike Lündebach almacena en su habitación  viejas libretas en las que lleva toda la vida escribiendo lo que le pasa por la cabeza. Siempre le acompaña uno de estos blocs y en él va escribiendo ideas o frases que a veces no llegan a ser canción. Esta atrevida a la vez que madura cantante define su música como «rock  & roll folclórico... me invento mi propio cajón».