A veces, lo más barato no es garantía de calidad ni de seguridad. Es el caso de la faja-sauna termoeléctrica, de los alargadores con regletas o máquinas cortapelos a precio de saldo que podrían habernos ‘frito’ de no haber sido retirados del mercado por los inspectores del Ayuntamiento de la capital.

El servicio municipal de Consumo llevó a cabo una campaña de auditorías en los comercios de la ciudad,  entre el 11 y el 22 de junio, siguiendo el protocolo de actuación que se activa cuando se reciben avisos de la Red Alerta –sistema europeo de intercambio rápido de información de productos inseguros–.

En varios bazares y establecimientos conocidos como multiprecios encontraron productos que suponían un peligro para nuestra salud. En total, el Consistorio  ha prohibido la venta de 282 artículos que suponían una amenzada para la seguridad de los usuarios.

La mayoría eran elementos decorativos, que han sido devueltos a los proveedores porque usarlos implicaba riesgos de asfixia, intoxicación o perforación, sobre todo para los niños, ya que podían confundirlos con alimentos. La lista se completa con 19 artículos peligrosos  para la población infantil: juguetes con silbatos fácilmente extraíbles y otros juegos provistos de ventosas.

Utensilios peligrosos

Además, han retirado lámparas de sobremesa o planchas de vapor que corrían el riesgo de calentarse al no tener una tensión asignada. La faja-sauna termoeléctrica que encontraron los inspectores alcanzaba una temperatura superior al límite establecido por la normativa, con el consiguiente riesgo de choque eléctrico.

Fichados por la Red Alerta

La Red Alerta, que coordina en España el Instituto Nacional de Consumo, ha configurado una lista con las marcas y los productos no alimenticios que incumplen las normas de seguridad. En ella hay guirnaldas luminosas, peluches, máquinas cortapelos o de hacer algodón, timbres musicales, ambientadores, etc. La lista al completo, en www.consumo-inc.es.