El titular del Juzgado de Instrucción 1 de Granada ha desestimado el recurso interpuesto por el PP contra el alcalde de Peligros por una supuesta ilegalidad urbanística. El juez asegura que no hubo prevaricación cuando el Ayuntamiento multó a la constructora de un edificio por invadir quince centímetros de acera. El juez considera que la «pena de banquillo» no debe existir en los políticos si no está realmente justificada. Cree que daña la imagen de los cargos públicos y que colapsa el sistema judicial, «sobre todo en época electoral».