El fresco se fue con junio. El calor ya está aquí y viene con alertas bajo el brazo. Córdoba, Granada y Jaén han pasado al nivel naranja. Se sufrieron ayer más de 40 oC, según el Instituto Nacional de Meteorología, aunque parece que durante el fin de semana se portará mejor el clima.

En Córdoba lo han notado y lo notarán mucho los vecinos de la campiña. En Jaén, en el valle del Guadalquivir. Y en Granada, tanto en la cuenca del Genil como en Guadix y Baza. Las mínimas (de noche) no bajarán de 20 oC
en Jaén y en Córdoba, ni de 18 oC en Granada. Pero no son las únicas alertas sufridas ayer  en la región. En la costa de Cádiz están pendientes del fuerte viento de levante.

Huelva y Cádiz, salvadas

Huelva y el interior de Cádiz se están salvando, pero Almería, Málaga y Sevilla estuvieron en fase amarilla ayer. No llegaron a los 40 oC, pero las temperaturas están siendo más altas de lo normal, aunque sin batir récords, según Meteotemp. En Málaga, por ejemplo, pueden alcanzar hasta 8 grados más de lo que viene siendo habitual en estas fechas. En las tres, los termómetros no bajarán de los 22 oC o 23 oC. Andalucía y Extremadura son las únicas del país afectadas, por el momento.

Luche contra el termómetro

Combata las altas temperaturas bebiendo agua de forma abundante y asegúrese de que los niños y los ancianos lo hacen, aunque no tengan sed. Protéjase del sol, no realice esfuerzos físicos en las horas de más calor y permanezca el mayor tiempo posible a la sombra o en lugares climatizados. Use ropa ligera y mantenga los medicamentos en lugares frescos.

Los que más sufren las temperaturas

Antonio García García. 49 años, obrero de Dos Hermanas (Sevilla).
«Con este calor, el que puede busca sombra en la obra, si es que la hay. La jornada intensiva es necesaria».

V. R. G. 33 años, policía de Málaga.
«Pasamos unas cuatro horas regulando el tráfico a pleno sol. En días de calor me bebo dos litros de agua».

José Luis Jiménez. 30 años, jardinero de Granada.
«A primera hora hacemos los trabajos duros y después buscamos la sombra. Eso sí, bebemos mucha agua».

José Luis Reyes. 25 años, repartidor de Córdoba.
«A partir de las once de la mañana
es insoportable. Lo mejor, cuando me monto en el camión, que tiene aire acondicionado».