Más de nueve mil estudiantes malagueños estrenarán pupitre en septiembre. Para entonces se inaugurarán 12 nuevos centros de infantil y primaria y cuatro de secundaria en la provincia, y otra decena verá ampliadas sus plazas. En total, Educación está invirtiendo 71,8 millones de euros de cara al próximo curso.

Los nuevos colegios e institutos están repartidos, sobre todo, en la costa occidental, que es la más masificada, y en la capital. Edificar los 12 nuevos centros de infantil y primaria ha supuesto 44 millones, pero supondrán 6.075 plazas, mientras que otras 735 vacantes se crearán en media docena de centros ya existentes, a través de ampliaciones en pueblos del interior (Almogía, Cártama, Casarabonela, Ojén o Viñuela). Estas y otras reformas, como las de los patios del colegio, supondrán a la Administración 8,8 millones.

Los cuatro nuevos institutos (ver tabla) tienen 11 millones de inversión y tendrán 1.560 nuevas plazas. Otras 710 se crearán ampliando IES preexistentes en Antequera (180 plazas más) y en la costa, por 7,5 millones.

Pese a la inversión, los padres estiman que hacen falta más. «Son suficientes, relativamente. Aún hay centros masificados en Los Boliches (Fuengirola), Alhaurín de la Torre y Marbella. El problema es que los centros dependen de los terrenos que cedan los ayuntamientos, y en la costa el suelo está complicado», explica Juan Enrique Cantos, presidente provincial de Fdapa (Federación de Asociaciones de Padres). En la capital apenas ha crecido la población y no hay problemas, aunque las APA de los colegios concertados piden otras tres clases para cubrir la demanda en primaria. «Queremos que se amplíe la ratio de los centros», puntualiza su presidente, Eduardo Caro.