La Asociación de Músicos de Calle ha decidido establecer una prueba para seleccionar a los intérpretes que quieran tocar en el metro de la ciudad.

Hasta ahora hay 100 artistas inscritos, que optan a una plaza en alguno de los 32 puntos reservados a los músicos.

Los artistas deberán demostrar su calidad, la variedad del repertorio y no podrán usar ampliadores que superen los 20 vatios.

"Se trata de de garantizar la calidad de la música" y "facilitar las funciones preventivas de control", explica en un comunicado Transports Metropolitans de Barcelona (TMB ).

A los artistas se les exigirá calidad, variedad temática y la convivencia ambiental entre ellos en las instalaciones del metro. También deberán interpretar un mínimo de tres temas escogidos por un jurado, entre los veinte de su repertorio.

En una posterior reunión, a los seleccionados se les explicará que no pueden tocar instrumentos de percusión o amplificadores que superen los 20 vatios.

El veredicto de la prueba será inmediato y a los músicos se les dfacilitará un carnet, que, como novedad, incluirá su foto y pasarán a ser socios de AMUC. Eso sí, tendrán que pagar la cuota de socio de 36 euros anuales. 

Barcelona se une así a ciudades como París o Nueva York, donde los músicos del suburbano realizan pruebas para escoger a los intérpretes que mejor reflejen la diversidad de sus usuarios.